ESTE MARTES, REUNIÓN

El acuerdo definitivo por las consolidaciones en la Ciudad entra en una convulsa recta final

El acuerdo definitivo por las consolidaciones en la Ciudad entra en una convulsa recta final
Imagen de recurso.
Imagen de recurso.  

La Consejería de Hacienda y Recursos Humanos ha postergado a este martes a las 9.30 horas la reunión que inicialmente se iba a celebrar este lunes a las 11.30 horas para cerrar un acuerdo definitivo con las tres centrales sindicales representativas (UGT, CCOO y CSIF) en relación con el proceso de consolidaciones en el que, si no hay sorpresa de última hora, entrarán las plazas que actualmente ocupan unos 334 trabajadores no fijos en la Ciudad Autónoma.

El pasado jueves los sindicatos y el Gobierno cerraron prácticamente un pacto definitivo en relación con las bases genéricas de las consolidaciones, que presumiblemente darán todas las posibilidades legales a quienes actualmente ocupan esos puestos para que se hagan con las plazas (quedan unos "flecos" por cuadrar para discapacidad).

Durante las conversaciones, según han explicado distintas fuentes, CSIF se había comprometido a no judicializar la Oferta de Empleo Público de este año y era más reticente a cumplir la demanda de desistir también del proceso iniciado por lo Contencioso-Administrativo sobre la de 2016. Que desistiese también de esa denuncia era una condición gubernamental para lanzar las consolidaciones con todas las plazas habladas y no solo con aquellas de las que tiene certeza absoluta de que hacerlo es legalmente viable, lo que podría excluir a alrededor de un centenar.

La hoja de ruta sufrió un terremoto a última hora de la mañana del viernes, cuando CSIF trasladó a la consejera un documento con 14 reivindicaciones que distintas partes han interpretado como una exigencia de cumplimiento ineludible para cumplir esos requerimientos de renuncia en los Juzgados. Entre esas peticiones había demandas colectivas como la normalización del pago del plus de terminal y otras individuales que, al menos en algunos casos, afectan con nombres y apellidos a trabajadores ligados al sindicato para obtener traslados o el pago de complementos en sus destinos.

Iván Ramos, de CSIF, ha rechazado de forma tajante que esos 14 puntos hayan sido "un ultimátum" al Gobierno e incluso que tengan "nada que ver" con la negociación por las consolidaciones. "Que un sindicato acuda a una reunión con un documento no es nada nuevo sino lo normal en los encuentros cotidianos con el político de turno y el Gobierno tendrá decenas o cientos de ellos de CSIF, de UGT o de CCOO, ya sea por temas colectivos o individuales en los que lo importante es si se pueden argumentar las reclamaciones que se plantean y si son justas", ha expuesto.

El sindicalista ha repudiado el "marrullerismo político y sindical" existente y ha mostrado estupefacto ante la hipótesis de que se puedan vincular siquiera "tems que llevamos años pidiendo por escrto ante el Juzgado y ante la Inspección de Trabajo" con el proceso de consolidaciones.