AGILIDAD

Adiós al bolígrafo y al papel en la frontera marroquí desde medianoche

Adiós al bolígrafo y al papel en la frontera marroquí desde medianoche
Imagen de recurso.
Imagen de recurso.  

La Dirección General de Seguridad Nacional de Maruecos comenzará a controlar los pasaportes en sus puntos fronterizos terrestres, aéreos y marítimos el lunes sin identificar a los pasajeros a través del papel que hasta ahora y durante las últimas décadas debían rellenar a mano con todos sus datos, según fuentes del país vecino.

El proceso del formulario en papel recibió respuestas negativas de los viajeros, especialmente cuando tienen pasaportes biométricos a través de los cuales la Administración puede acceder a ver todos los datos de cada persona digitalmente sin la necesidad de usar medios antiguos como tinta y papel.

La medida todavía no ha sido presentada oficialmente por la Dirección General de Seguridad Nacional del Reino alauita, pero ha sido bien recibida por la ciudadanía afectada, ya que se espera que "facilite y acelere" las operaciones de tránsito y reduzca la congestión en algunos puntos fronterizos como el del Tarajal.

La agencia EFE ha aseugrado que la medida entrará en vigor este domingo "a medianoche". El documento, también llamado "ficha policial", era obligatorio rellenarlo en cada puesto fronterizo a la entrada (y también a la salida) del país, lo que retrasaba considerablemente todos los trámites burocráticos.

El objetivo es "reducir el tiempo de tránsito en la frontera y simplificar los procesos de entrada y salida", irá acompañada de un nuevo sistema de identificación, consistente en "una lectura automatizada de los pasaportes de los viajeros".

La noticia del fin de la ficha de entrada aparece después de un verano en el que han llovido numerosas críticas por la lentitud y los retrasos en el mayor aeropuerto del país, el Mohamed V de Casablanca, cuya gravedad ha hecho que el ministerio del Interior se haga cargo de su gestión nombrando a un gobernador "ad hoc" de forma temporal.

En su estrategia turística, Marruecos aspira a duplicar su número actual de visitantes (unos diez millones), aunque la fecha marcada como meta para alcanzar esta cifra, el año 2020, ya no será suficiente. Precisamente la lentitud en los trámites fronterizos siempre ha sido señalada como uno de los factores percibidos más negativamente por los turistas extranjeros, lo que puede explicar la sorpresiva anulación de la famosa ficha.