Alumbrado prevé compensar a todos sus clientes en 2012 y aboga por no dañar siempre a los mismos


Alumbrado prevé compensar a todos sus clientes en 2012 y aboga por no dañar siempre a los mismos

- Gallego reconoce que 2011 no está siendo un "buen año" en lo que a las interrupciones del abastecimiento energético se refiere y augura que la empresa cerrará el ejercicio por encima de los límites legales de calidad mínima

- El director técnico de la distribuidora imputa a los "inflexibles" protocolos de deslastre que se aplican actualmente el hecho de que sea casi siempre la periferia y no el centro la primera perjudicada ante cualquier problema en Endesa

Este año "no está siendo muy bueno". Así ha descrito este martes a mediodía el director técnico de la Empresa de Alumbrado, Javier Gallego, lo que va de 2011 en materia de abastecimiento energético. Un ejercicio "excepcional" para lo malo en el que desde diciembre pasado no pasa una semana sin que alguna parte de la ciudad se quede sin luz.

"Tenemos registros y proyecciones y suponemos que al final de este año estaremos por encima de los límites legales en el número de interrupciones o de horas sin suministro en prácticamente toda la ciudad", ha reconocido Gallego, quien ha recordado que no será la primera vez que la distribuidora deba compensar a parte de su clientela durante el primer trimestre del nuevo año por las restricciones sufridas en el anterior.

"Hemos tenido que hacerlo por un importe de entre 15 y 20 euros en el caso de un consumidor familiar normal casi todos los años desde que entró en vigor la normativa [el 1 de enero de 2004], pero éste está siendo peor", ha asumido.

La normativa que fija las compensaciones establece un complicado sistema para calcular la cuantía de dichas compensaciones en función de lugar de residencia (rural o urbano), de la potencia contratada y duración de la interrupción en el suministro. La norma además contiene dos salvedades: hay un tiempo para interrupciones “eventuales” al año que se permiten, y que quedan fuera del derecho a ser compensado; y, por otro lado, el reintegro que resulte no superará nunca el 10% de la factura anual del usuario.  

Los protocolos de deslastre

Además, Gallego ha explicado que el hecho de que sea casi siempre la periferia y no el centro, al que este lunes le tocó la peor parte del apagón que se ha prolongado durante toda la noche del martes, la perjudicada por las interrupciones del suministro no es ni casualidad ni mala suerte.

"Estamos trabajando para que cuando nos enfrentamos a un problema generador éste no afecte siempre en primer lugar a la misma zona de la ciudad", ha señalado tras advertir de que "si hiciésemos una encuesta sobre la calidad del suministro seguramente la opinión del ciudadano sería muy distinta en unos puntos de Ceuta y en otros".

Que la de residencia sea una zona más o menos proclive a los fallos de abastecimiento depende, según el director técnico de la Empresa de Alumbrado, de los "protocolos de deslastre" y de su escasa "flexibilidad". "Existe un orden de prioridad que siempre debe ser el mismo, algo que queremos cambiar con el acuerdo del resto de entes involucrados, la Ciudad Autónoma, el Estado, Endesa o la Comisión Nacional de la Energía, pero según se nos ha advertido el simple cambio sobre el papel exigirá meses", ha lamentado.

En caso de lograrlo, después aún habría que hacer las correspondientes modificaciones técnicas para 'rotar' los cortes entre las distintas barriadas y partes de la ciudad autónoma.

Lea también:

- Caballas dice que el PP no ha hecho nada frente al "absoluto desastre" del suministro eléctrico

- La distribuidora asume que no ha pagado por los cortes eléctricos y que la Ciudad le debe dinero

- La Ciudad abre un expediente informativo para "dirimir las responsabilidades" por el último apagón

- Alumbrado atribuye a un incendio "fortuito" debido al calor el peor incidente eléctrico "en décadas"

- La legislación exige compensaciones de hasta el 10% de la factura eléctrica por exceso de apagones

- Ceuta sufre su particular 'lunes negro' energético

- El apagón más grave de los últimos años deja a algunas zonas sin luz durante más de ocho horas