RETRIBUCIONES BRUTAS

Benarroch, Vivas y Troya, únicas autoridades y altos cargos que cobran más de 90.000 euros al año

Benarroch, Vivas y Troya, únicas autoridades y altos cargos que cobran más de 90.000 euros al año
Benarroch, Vivas y Nieto, en una imagen de archivo.
Benarroch, Vivas y Nieto, en una imagen de archivo.  

La directora general de Sanidad y Consumo, Rebeca Benarroch; el presidente de la Ciudad, Juan Vivas; y la directora general de Educación y Cultura, María Teresa Troya, fueron, en ese orden descendente, las autoridades y altos cargos que el año pasado superaron unas retribuciones brutas anuales de 90.000 euros a cargo de la Administración local, según la información publicada en su Portal de Transparencia.

La primera fue la mejor pagada (91.472 euros) y el líder del Ejecutivo ingresó 90.475, un 40% más que sus consejeros no funcionarios (Adela Nieto, Néstor García o Kissy Chandiramani apenas superaron los 50.000 brutos en todo 2018, un nivel que sorprendió a su llegada al Gobierno a Alberto Gaitán, que al no ser electo tampoco suma la indemnización 'mileurista' por acudir a los Plenos).

Vivas percibe sin embargo poco más que los directores generales, nivel en el que nadie baja de 81.000 euros, es decir, algo por encima de las remuneraciones del presidente del Gobierno de España. Troya es la segunda mejor retribuida (90.051 euros anuales brutos).

Los doce tienen un sueldo de poco más de 15.800 euros pero en concepto de Complemento de Destino ingresan 16.708 al año y el doble (32.791) por Complemento Específico. Los trienios (entre 2.200 y casi 7.000 euros) y la indemnización por residencia (entre 13.446 y cerca de 19.000) marcan la diferencia entre unos y otros para sumar, al cabo del ejercicio completo, un millón de euros largo de factura para las arcas públicas.

La jefa de Gabinete del presidente, Carolina Pérez, cobró en 2018 un total de 65.365 euros, más que todos los consejeros excepto los de Presidencia, Mabel Deu; Gobernación, Jacob Hachuel; Educación, Javier Celaya; y Deporte, Emilio Carreira, que como funcionarios también cobraron trienios y plus de residencia (el último, también portavocía, con lo que llegó a 71.074 euros).

La vicepresidenta Primera de la Asamblea, Rocío Salcedo, que también es funcionaria, percibió casi 61.000 euros brutos y la Segunda, Mayda Daoud, fue la peor pagada de todos los altos cargos y autoridades con unas retribuciones anuales de 48.053 euros, algo por debajo de los consejeros 'peor' pagados.

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía lleva más de dos años estudiando y todavía no ha terminado el recurso presentado en marzo de 2017 por el diputado de Ciudadanos (Cs) en la Asamblea, Javier Varga, contra el pago a los funcionarios en servicios especiales de la indemnización por residencia, un concepto que según la formación naranja solo se extiende a los trienios, por lo que su cobro sería “indebido”.

En esa situación están Vivas, desde hace 17 años; varios consejeros y Salcedo. Varga calculó que, si el TSJA les diese la razón, todos ellos deberían devolver “unos 300.000 euros”, lo cobrado durante los últimos cuatro años, que solo en el caso del presidente ascendería a 71.000 euros (a razón de unos 1.300 al mes). El recurso parte de que el Estatuto Básico de la Función Pública establece que los funcionarios en servicios especiales solo tienen derecho a seguir percibiendo los trienios “pero no la indemnización por residencia, reservada para trabajadores en servicio activo y con plaza en la ciudad”.