EN LA REINA

CCOO denuncia a la Inspección de Trabajo las dependencias de la Unidad de Conductas Adictivas

CCOO denuncia a la Inspección de Trabajo las dependencias de la Unidad de Conductas Adictivas
Imagen de recurso.
Imagen de recurso.  

La Sección Sindical de CCOO en la Ciudad ha  denunciado a la Inspección de Trabajo que en las dependencias de la Unidad de Conductas Adictivas (UCA) ubicadas en La Reina desde hace ya algo más de un año se está produciendo “una vulneración de los deberes y responsabilidades por parte del órgano responsable de vigilancias y garantías de la seguridad e higiene laboral en el desarrollo de la labor profesional encomendada a los funcionarios y empleados de la Ciudad Autónoma de Ceuta”.

El sindicato alerta de la existencia de“diferentes deficiencias que pueden ser constitutivas de vulneración a la normativa vigente” en un inmueble dividido en dos alturas: una primera planta con la entrada principal, sala de dispensación y los baños; y una segunda en la que se ubican las oficinas del personal técnico, así como un almacén/archivo compartido por dos puestos de trabajo.

“La situación aquí descrita esta siendo soportada por los trabajadores durante el ultimo año, habiendo sido aceptada estas dado a que se trataba de una medida provisional a corto plazo, hasta que sus antiguas dependencias fueran reformadas, lo que aún y a día de hoy no se ha hecho efectivo, no habiendo sido iniciadas las obras hasta el momento”, critican los de José Antonio López.

Según la denuncia de Comisiones Obreras, “al lado de los baños y con una única puerta de entrada comparten el mismo hall trabajadores y usuarios  que hacen pruebas de orina con las puertas abiertas y coincidiendo a veces los mismos, situación peliaguda ya que mucho de los usuarios con problemas de adicción a diferentes sustancias tóxicas”.

En la segunda planta se ubican las oficinas donde el personal técnico desarrolla su actividad laboral, que se encuentran provistas de ventanas con rejas, lo que hace inviable que ante cualquier incidente con los usuarios-as que hacen uso de las instalaciones (por norma general con trastornos psicopatológicos asociados al consumo de sustancias alcohólicas  y drogas) o cualquier situación de emergencia (incendio, altercados...), genera una situación de riesgo grave  para la integridad física  de los trabajadores, encontrando como única salida las  escaleras que conectan ambas plantas”.

A juicio del sindicato, “si la situación de emergencia se ocasionara entre éstas y donde se ejerce la actividad por los empleados, los mismos no podrían abandonar las instalaciones, quedando por ello atrapados”.

En la misma planta se encuentra un área  reservada como almacén/archivo  de documentación, en el cual se ubican dos puestos de trabajo, siendo estos desarrollados “en condiciones de baja luminosidad dado que se trata de un habitáculo carente de iluminación natural al carecer de ventanas”.

 Dicha planta debe conectar con el sistema de extracción de humos del edificio, ya que en uno de los despachos “a ciertas horas se hace imposible la estancia por el fuerte olor a comida, quedando inutilizado”. Junto al pasillo hay varios despachos que debido a la falta de espacio existente en el mismo “tiene almacenada gran cantidad de documentación y expedientes personales de pacientes que están al alcance de cualquier persona ajena al servicio”.

“Ahora mismo”, advierte CCOO en su denuncia, “no se encuentra ningún  trabajador con discapacidad o movilidad reducida, pero en el caso que alguno de la Ciudad quiera solicitar cambio de destino sería imposible, no encontrándose las instalaciones adaptada a la  normativa de accesibilidad y supresión de la barreras arquitectónicas”.