La Ciudad detecta que Trace no hizo en septiembre entre el 20% y el 25% de los servicios contratados

Imagen de archivo.

Tres semanas después de anunciar en el Pleno que se estaba "cargando de razones" para meterle mano a Trace, la Ciudad empieza a tener base para tocarle el bolsillo a la concesionaria del servicio de limpieza pública viaria y recogida de residuos. En septiembre se ha detectado, según los controladores políticos y técnicos de la Administración, que la adjudicataria no hizo "entre el 20% y el 25%" de los servicios contratados.

Tal nivel de incumplimiento conllevaría una detracción de aproximadamente 250.000 euros para la empresa, según han informado fuentes conocedoras del expediente a Ceutaldia.com, aunque ni el Gobierno de Vivas ni la UTE Trace-Lirola han querido hacer declaraciones con cifras al respecto.

Solo el presidente de la Ciudad, Juan Vivas, ha explicado este miércoles que "el resultado" de los controles se ha traslado a Trace, que ahora, en trámite de "audiencia", podrá formular las alegaciones que estime oportunas, aunque la empresa ya ha buscado también asesoramiento legal fuera de Ceuta por si fuese necesario llegar a los Juzgados.

"Los controles están siendo mucho más exhaustivos que antes, aunque durante el verano el anterior consejero ya ordenó un aumento, y en septiembre se han repetido con ese nivel", ha desgranado Vivas, que no ha querido adjetivar el grado de incumplimiento detectado.

En paralelo, tal y como solicitó Caballas en el Pleno, el Gobierno local ha emprendido una auditoría de los cuatro años que Trace lleva prestando el servicio de limpieza pública y recogida de residuos, un periodo en el que, palabra de Fernando Ramos, consejero de Medio Ambiente, la ciudad ha pasado de "ser una de las más limpias de España" a estar "muy sucia".

Durante meses, pese a que algunos técnicos no han dejado de lamentar incumplimientos del contrato como la no instalación de un sistema que permita controlar telemáticamente dónde está la flota en cada momento, el Ejecutivo de Vivas ha venido diciendo que todas las certificaciones de los servicios prestados llegaban en orden y que, en consecuencia, se pagaban completas. En el Pleno el consejero llegó a decir que a veces se han dejado pasar cosas porque todavía hay tiempo para ajustar cuentas y para que no dejasen de abonarse las nóminas a la plantilla.