La Ciudad retoma la idea de convertir la plaza de abastos en un mercado gastronómico


La Ciudad retoma la idea de convertir la plaza de abastos en un mercado gastronómico

- Las obras de remodelación se llevarían a cabo sin que sea necesario cerrar los puestos, promete el consejero de Fomento

- El objetivo es que las nuevas instalaciones estén listas esta legislatura y combinen los puestos tradicionales con otros de oferta gastronómica

La Ciudad retoma la idea de remodelar la vieja plaza de abastos en un mercado que combine los puestos tradicionales con oferta gastronómica a imagen y semejanza a los que han proliferado en distintas ciudades españolas en los últimos años. De momento es sólo un anteproyecto encargado por la Consejería de Fomento con un coste de 17.680 euros y que estará listo en 60 días. El objetivo final es que este nuevo mercado, moderno y “ajustado a las nuevas necesidades” esté listo esta legislatura, ha explicado el consejero Néstor García, que ha comparecido junto al portavoz del Ejecutivo, Jacob Hachuel, en su cita semanal con los medios tras el Consejo de Gobierno.

La intención de Fomento es llevar a cabo esa reforma sin cesar la actividad del mercado, esto es, trasladando a otras zonas del edificio a los concesionarios mientras se desarrollan las obras de renovación. Una idea que no convence a los concesionarios consultados por ceutaldia.com que se muestran reacios al traslado por los costes y molestias que supone y dudan también de la conveniencia, “por higiene, esto es un mercado”, de mantener la actividad durante la obra. En este sentido, García se adelanta a las posibles críticas y avisa que no se tomará ninguna decisión sin contar con los concesionaros del mercado, “que estén tranquilos”, promete.

La Ciudad abandona así el viejo proyecto de trasladar el Mercado Central a la vecina Plaza Vieja para recuperar de paso el foso de la Almina –de hecho, el mercado ceutí es el único edificio del mundo construido sobre un puente- y opta ahora por renovar el edificio por una cuestión de costes y plazos. “Hemos pensado sosegadamente y creemos que es la mejor opción, se había barajado la Plaza vieja pero, como todos sabéis, ahí existe una parte de la muralla de la Almina que se quiere mantener y, además, uno de los lados de la plaza viene marcado en el PGOU como zona verde”, ha explicado el consejero del área.

Unas obras de reforma que traen a la memoria los daños estructurales del viejo edificio del Mercado Central esgrimidos por el Gobierno para argumentar la necesidad del traslado de la plaza y la construcción de un nuevo mercado en otro emplazamiento. Un riesgo que, puntualiza García, no ha desaparecido, pero sí han aparecido nuevas técnicas que permiten solucionarlo manteniendo la estructura. “Las nuevas técnicas permiten remodelar el mercado, eso conllevará un gasto de dinero, una previsión presupuestaria de muy distinta índole teniendo en cuenta los que conllevaría un mercado nuevo, adquirir un terreno o la necesidad de expropiar, son factores que nos han llevado a elegir esta opción”, ha zanjado el consejero de Fomento.