5 DE FEBRERO

Cuenta atrás para el inicio de las obras de la frontera

Cuenta atrás para el inicio de las obras de la frontera
Imagen de archivo
Imagen de archivo  

Desde este miércoles, diez vigilantes de seguridad de los polígonos del Tarajal se han trasladado al paso fronterizo y colaboran con la Guardia Civil y la Policía Nacional. Su trabajo se limitará a la gestión del tráfico de peatones hacia Marruecos en el tramo que se conoce como ‘tubo’, entre el puente internacional y el acceso peatonal al paso. Su objetivo es evitar los tumultos y organizar el paso garantizando la fluidez, un trabajo aparentemente sencillo que puede convertirse en una odisea en el Tarajal. Bien lo saben ellos que trabajaban con los porteadores en los polígonos. 

No será el único cambio, en dos semanas, exactamente el 5 de febrero, darán comienzo por fin las obras para la reforma integral del paso fronterizo del Tarajal. La primera fase se acometerá con la remodelación del paso peatonal lo que obligará a replantear el circuito de salida de los peatones en dirección a Marruecos durante los cuatro meses que se prolongarán los trabajos en un paso por el que cada día pasan más de 25.000 personas. 

La solución provisional pasa por desviar todo el tránsito de viandantes hacia los polígonos comerciales del Tarajal. El punto de desvío estará en la pasarela peatonal que cruza la N-352, desde allí todos los que deseen cruzar a pie el paso fronterizo en dirección al Reino Alaouí deberán cruzar los polígonos comerciales del Tarajal. Un cambio sustancial para el que es necesaria la colaboración de Marruecos y que obligará también a reforzar sustancialmente el número de vigilantes privados que trabajan en la frontera en virtud del convenio con la Ciudad, pendiente de su renovación.

Deja por tanto de tener sentido la ansiada apertura de la puerta norte, una añeja petición de los empresarios nunca satisfecha por Delegación Gobierno. Ya no será necesaria la apertura de ese acceso que comunica la frontera peatonal con los polígonos para facilitar la entrada de los clientes, ahora todo el mundo deberá pasar por allí lo quiera o no.  El desvío hacia los polígonos del Tarajal de todo el tráfico peatonal servirá de paso para aliviar la presión sobre el paso tradicional del Tarajal, donde el aluvión de porteadores y los amagos de avalanchas dificultan aun más el ya de peor sí complicado tráfico rodado hacia Marruecos por una N-352 en obras. 

El 5 de febrero comenzarán por tanto unas obras anuncias durante años, por diferentes gobiernos y muchos ministros. El último anuncio data de mayo de 2019. El entonces ministro de Interior en funciones y hoy confirmado en su cargo, Fernando Grande-Marlaska, anunciaba tras una reunión en Madrid con la delegada de Gobierno, aun hoy en funciones y a la espera de su ratificación, Salvadora Mateos, que habían culminado todos los trámites para acometer “en los próximos meses” la adecuación de las zonas de tránsito de peatones en el puesto fronterizo de El Tarajal, en Ceuta. “Estas obras incluirán rehabilitaciones y reordenaciones de estructuras existentes, así como nuevas instalaciones que dotarán de mayor fluidez y comodidad al tránsito de personas, además de mejorar las condiciones de seguridad”.

El proyecto de la empresa Initec Infraestructuras para la rehabilitación de la frontera de El Tarajal tiene el visto bueno de la Oficina de Supervisión de Proyectos del Ministerio de Interior desde el 20 de noviembre de 2018. El proyecto hablaba ya entonces de “extrema urgencia” ante las condiciones de deterioro y corrosión que presentan las instalaciones con más de 30 años de vida, tanto las que usan a diario miles de personas como las dependencias en la que trabajan los funcionarios, sin garantías de seguridad en muchas de las zonas de tránsito.