DESDE AGOSTO SIN COBRAR

“Delegada, nos ha dejado tirados”

“Delegada, nos ha dejado tirados”
Trabajadores del comedor de CETI
Trabajadores del comedor de CETI  

La plantilla del servicio de catering del Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) baraja plantarse, desesperados por su situación: sin cobrar desde agosto, sin apenas medios y sin soluciones ni respuestas por parte de la Administración ni de la empresa, Dulcinea Nutrición,  adjudicataria el contrato público.

La ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social en funciones, Magdalena Valerio, durante su visita a Ceuta el pasado mes de mayo, pudo escuchar personalmente la ya por entonces desesperada situación de los trabajadores del servicio de catering del Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI). “Delante de nosotras la ministra le dijo a la delegada (Salvadora Mateos) ‘esta gente tiene que cobrar’ y la delegada nos prometió que en veinte días estaba solucionado”, recuerda una de las trabajadoras de la cocina del CETI. “Yo ya le dije que en 20 días estaríamos igual y desgraciadamente no me equivoqué”.

Ante la situación desesperada, las 21 personas que trabajan “gratis” para Dulcinea Nutrición, barajan plantarse desde el próximo lunes para que les den una solución a su situación. Descartada la huelga por los draconianos servicios mínimos que les imponen, que suponen mantener a todo el turno de cocina salvo un pinche que sí podría secundar la huelga, solo les queda el plante a las bravas, una solución dolorosa para una situación de crisis aún más dolorosa, admiten.

“Qué más tenemos que perder”, alega una de las cocineras, “estamos todos con ansiedad, nos llaman del banco, no podemos pagar el alquiler, la luz, el agua, vamos tirando pidiendo dinero a amigos y familiares para pagarlas facturas y nos dicen que es ilegal hacer una huelga y no es ilegal trabajar sin cobrar o trabajar para la Administración sin que la empresa cotice por nosotros en la Seguridad Social”.