Edificios Clásicos reclama a la Ciudad 1M€ por la subasta fallida de Huerta Molino


Edificios Clásicos reclama a la Ciudad 1M€ por la subasta fallida de Huerta Molino

- La empresa acusa a la Ciudad Autónoma de "evidente actuación maliciosa" al "inobservar flagrantemente el procedimiento legal establecido" que había dejado sin edificabilidad a la parcela por la que pujó como si tuviera 12.500 metros cuadrados a levantar   

- La petición de indemnicación la realiza a la raíz del dictamen del peritaje independiente de una arquitecta que viene a darles la razón al sostener con toda la documentación que la parcela no tiene la edificabilidad por la que salió a subasta

Citando abundante jurisprudencia la empresa Edificios Clásicos del Revellín (familia Buláix) ha aprovechado el peritaje de la arquitecta, Úrsula Linares, que ha solicitado el Juzgado y que le viene a dar la razón: La parcela por la que pujó en la subasta de la Ciudad Autónoma en Huerta Molino no tenía la edificabilidad que la Administración decía, sino unas diez veces menos, para pedir Justicia, que en este caso, pasa por reclamar a la Ciudad una indemnización de un millón de euros.

La cantidad es más o menos la misma que la propia Administración reclama a la empresa por no haber materializado la compra de la parcela, que en un principio salió a subasta por un valor de unos 3 millones de euros previniendo que se podía levantar un bloque de 127 viviendas y unos 12.500 metros cuadrados construidos en 9 alturas, pero que con posterioridad, como se dieron cuenta desde la empresa que ganó la subasta, corroboró un informe de un arquitecto municipal y ahora un peritaje independiente, se ha demostrado que sólo se podrían construir unos 1.200 metros cuadrados edificados. La empresa privada alega ese causa para excusarse en haber rematado la compra, mientras que la Administración ha obligado a pleitear a la empresa a la que demandó por cerca de un millón de euros.

Es en el transcurso de ese contencioso cuando el propio Juzgado parece haber querido entrar en el fondo de la cuestión y ha pedido un informe para saber cuánto se puede construir en la parcela, y a raíz de ese informe, la empresa ha reclamado un millón de euros en daños y perjuicios a la Ciudad Autónoma, además de recuperar las cantidades adelantadas para hacer frente a la subasta que ganó.

La empresa pide en las alegaciones al propio informe “la nulidad de las actuaciones urbanísticas realizadas, así como a la indemnización de los daños y perjuicios que se le han irrogado como consecuencia de dicha actuación deliberadamente irregular y en última instancia nula de pleno derecho llevada a cabo por la Administración”, según recoge en las alegaciones a las que ha tenido acceso Ceutaldia.com.

Y lo hace con dureza. “Tras el análisis pericial resulta evidente la mala fe y abuso de derecho que han presidido todas y cada una de las actuaciones llevadas a cabo por la Administración en el presente procedimiento, en tanto en cuanto, y así lo cree necesario esta parte destacar en primer lugar, la totalidad de la documentación analizada por la perito judicial independiente y que ha sido utilizada para la elaboración de su informe pericial, ha sido obtenida única y exclusivamente del mismo archivo y del mismo expediente administrativo manejado por la propia administración a lo largo de todo el procedimiento; Es más, ha sido la misma base documental, que empleó en su día D. Jorge Chaves (en aquel momento jefe de la GIUCE) para emitir idénticas conclusiones a las que ahora alcanza la perito independiente, y los mismos documentos que ésta parte ha empleado en su defensa. Una información que, sin embargo, para sorpresa e incredulidad de los intervinientes en este proceso, ha sido obviada reiterada y deliberadamente por la Administración de la Ciudad Autónoma de Ceuta”.

Y es que toda la documentación que cita la arquitecta en su peritaje a lo largo de 50 folios figuraba en el expediente de la propia parcela de Huerta Molino. El peritaje concluye que el Plan Especial de Reforma Interna (PERI) de Huerta Molino, base para la ordenación posterior de cada parcela nunca se llegó a aprobar de modo definitivo con lo cuál deja sin validez cualquier unidad de ejecución más pequeña dentro de la zona. En orden de jerarquía legal estaría el Plan General de Ordenación Urbana, que prevé un (PERI) para ordenar y desarrollar la extensa zona de Huerta Molino, ese PERI se aprobó sólo inicialmente, ni tan siquiera provisionalmente, y menos aún de modo definitivo, y es que el propio Ministerio que debía validarlo tumbó por múltiples defectos el documento allá en 1995. Más abajo estaría cada ordenación de las parcelas concretas de la zona, ordenación que por ejemplo se aprobó de modo definitiva –aún cuando no tenía PERI aprobado que la sustentara- para permitir la construcción del inmenso bloque de Huerta Molino de la promotora Vega de Maldonado. Un bloque que tal y como señala el peritaje absorbió el 85 por ciento de todo lo que se podía edificar en la zona, según el PGOU.

Es por eso, que en el mejor de los casos, en la parcela por la que pujó Edificios Clásicos podría levantar 1.200 metros cuadrados construidos, pero no 12.500 que es lo que puso la Ciudad en la ficha de subasta.

Así, “a consecuencia de una evidente actuación maliciosa e irregular de la propia Administración, quien inobservó flagrantemente el procedimiento legal establecido, dejó sin edificabilidad la parcela objeto del presente procedimiento”, establece la empres en sus alegaciones.

Es más, como ese PERI para toda la zona no se llegó a aprobar nunca, la empresa entiende a la vista del informe pericial dos cosas: De un lado que todo el procedimiento es nulo y de otro, que lejos de poder atribuir una edificabilidad de 1.200 metros cuadrados, el máximo según el PGOU, aún habría que desarrollar el PERI de modo definitivo para saber cuánto se puede construir. Lo que haría aún más surrealista atribuir cualquier edificabilidad a la parcela, tal y como se hizo, antes de sacarla a subasta.

La empresa en sus alegaciones da por “refrendada por la perito judicial la clara irregularidad llevada a cabo por la Administración, en la tramitación y utilización interesada de los instrumentos urbanísticos, lo que resulta evidente, toda vez que, y si se permite la licencia literaria a esta parte, “contra viento y marea, vio la luz” el citado PERI PR/2 Sector 1 al quedar éste último aprobado de manera definitiva sin que por el contrario el PERI PR2 HUERTA MOLINO hubiera sido objeto de previa aprobación definitiva (sospechosamente” quedó en el olvido dicha aprobación definitiva a pesar de sí haber sido objeto de aprobación inicial), lo que habría sido lo preceptivo y exigible conforme a la normativa urbanística aplicable al caso”.

Como fuere a la vista del informe pericial, Edificios Clásicos entiende que: “la Ciudad Autónoma de Ceuta licitó la subasta de un solar cuyas características nada tienen que ver con las reales, haciéndolo de forma consciente y maliciosamente intencionada, provocando un error esencial y vital en la decisión de mi representada de acudir a dicha licitación, que le han generados cuantiosos daños y perjuicios, los cuales serán objeto en todo caso de reclamación”.

Para la empresa, el Gobierno de la Ciudad en el expediente de subasta “obvio hasta la saciedad la realidad de unos hechos, ahora ratificados por la perito independiente: y no ya sólo porque resulta a todas luces sorprendente, que ningún técnico municipal, hubiera advertido dichas discrepancias esenciales a la hora de tramitar el expediente de cara a la licitación de la subasta; sino lo que resulta más grave si cabe, que con posterioridad se obviaran sus propios informes, como por ejemplo, el del que era en aquel momento Jefe de la GUICE, en los que dejaba claro la inexistencia de edificabilidad de la parcela R3, lo que no deja de ser una clara “huida hacia delante”.

Tan sorprendente como que el propio responsable de la revisión del Plan General de Ordenación Urbana, el arquitecto municipal, Javier Arnáiz, reconoció esta misma semana durante una jornada para divulgar el nuevo plan que se prevé se apruebe en febrero, que lo de Huerta Molino “se aprobó como se aprobó”.

Ante eso la empresa pide una indemnización de un millón de euros después de que además, haya sido la propia Administración la que le haya demandado por no afrontar la subasta que ganó.

“habiéndose acreditado, a la vista del informe pericial que la Ciudad Autónoma de Ceuta licitó en pública subasta, la concesión de un solar en el que se contravinieron todas las normas urbanísticas aplicables para su aprobación, licitándose ese mismo solar con una edificabilidad agotada, todo lo cual se ocultó deliberadamente a mi patrocinada, según se ha demostrado, no puede sino entenderse como plenamente ajustada a derecho la decisión de mi patrocinada de no acudir al otorgamiento de la escritura de adjudicación”, lega a exponer la empresa en las conclusiones al informe de la arquitecta.

Lea también:

- Los técnicos responsables del PGOU creen que Huerta Molino se “quedará como está”

- La “legalidad” defendida por el Gobierno para Huerta Molino daría la razón a los Buláix

- El Gobierno defiende la legalidad de lo construido en Huerta Molino

- Un informe de un técnico de Fomento cuestiona la legalidad de lo construido en Huerta Molino

- Prolifera el urbanismo sin control en la zona de Huerta Molino ante la impotencia de las autoridades

- Hachuel asume que Ceuta está “trufada de construcciones ilegales” al tiempo que anuncia un derribo

- Consulte el borrador del PGOU aprobado inicialmente en 2012