RECELOS ENTRE ADMINISTRACIONES

El Ejército trae hidrogeles y mascarillas para el INGESA mientras la Ciudad compra 90.000

El Ejército trae hidrogeles y mascarillas para el INGESA mientras la Ciudad compra 90.000
Imagen de la descarga del material sanitario traído por un helicóptero de las Fuerzas Armadas.
Imagen de la descarga del material sanitario traído por un helicóptero de las Fuerzas Armadas.  

Un helicóptero de las Fuerzas Armadas ha traído este martes un cargamento de hidrogeles y mascarillas que ha entregado al INGESA el mismo día que el Gobierno de la Ciudad ha anunciado la adquisición de 90.000 piezas de estas últimas y mientras en servicios como el de diálisis o el de las ambulancias de transporte terrestre de pacientes no disponen de esas herramientas mínimas de protección.

La Dirección Territorial del INGESA se ha limitado a decir que "la distribución de material necesario se hará de manera continua para garantizarlo, por lo que la población puede estar tranquila: tenemos el suficiente".

La Administración sanitaria se ha negado hasta ahora a facilitar ningún equipo de protección de ese tipo alegando tener las reservas dedicadas a un posible estallido de los contagios, por lo que la Ciudad Autónoma ha terminado destinando 300.000 euros por emergencia para la compra de mascarillas y de 10.000 pruebas rápidas capaces de dar resultado de coronavirus en minutos cuando ahora se está tardando varios días en conocer si las muestras que se remiten a Madrid contienen o no Covid-19. Los tests rápidos de PCR locales se han reservado para los pacientes con síntomas más graves.

La Ciudad prevé que el material comprado tarde "siete o diez días" en estar disponible. Durante ese tiempo el Gobierno local y Delegación-INGESA tendrán tiempo para constatar si sus recelos las separan definitivamente o si son capaces de ponerse de acuerdo en los protocolos para en qué colectivos aplicar esos kits rápidos, con los que el Ejecutivo local pretende ganar "capacidad de análisis científico sobre la evolución de la pandemia en la ciudad". El INGESA viene defendiendo, sin embargo, que las 120 pruebas realizadas hasta la fecha (9 positivos) han sido "suficientes" pese a estar la ratio por cada 100.000 habitantes un total de 7,5 veces por debajo de la tasa estatal.

La gestión de los polideportivos en los que se ha dado cobijo y confinado a inmigrantes indocumentados adultos y a menores extranjeros no acompañados también ha sido motivo de fricción entre la institución de la Plaza de los Reyes y la de África a cuenta de qué oenegé debía hacerse cargo de la misma y ambas Administraciones no dejan, sin micrófonos, de cruzarse reproches de falta de colaboración.

El presidente de la Ciudad ha dicho este martes que cuando termine la crisis sanitaria será el momento de hacer balance de cómo se ha llevado la emergencia desde cada institución. "Haremos un balance y un análisis público y transparente porque la ciudadanía lo merece", ha avanzado Vivas, que ha dicho que "la coordinación existe y es satisfactoria". El INGESA se ha limitado hasta ahora a expresarse a través de comunicados, grabaciones y comparecencias en las que no ha admitido preguntas.

Sin "datos de primera mano"

FSS-CCOO ha lamentado en un comunicado que la falta de comunicación no es solo hacia el exterior: "Los compañeros no tienen datos de primera mano acerca del planteamiento de respuesta del hospital, del número de pruebas disponibles, de la posible movilización, etcétera, y en un momento como este, donde todo son rumores, la información veraz, algo perfectamente factible en nuestra época, se erige en absolutamente indispensable", ha destacado Ángel Lara.

El sindicato también ha incidido en que "es necesario que se pongan en marcha todos los medios necesarios para que todo el personal, tanto del INGESA como de los centros de hemodiálisis, mayores o asistencia a domicilio, cuente con materiales de protección adecuados y suficientes, así como con la posibilidad de acceder a la prueba del Covid-19".

"También es necesario", ha terminado FSS-CCOO, "que el INGESA analice pormenorizadamente cuántos recursos reales son necesarios en el escenario actual y habrá que atender, una vez superada esta crisis, a la demanda de asistencia acumulada por el parón de consultas externas y atención primaria, así como dar respuesta a los compañeros que requieran de unas medidas de conciliación mínimas en el caso de que esto se prolongue".