La experiencia de Leroy Merlín deja dudas

La experiencia de Leroy Merlín deja dudas
Montero, junto a otros directivos de la CECE.
Montero, junto a otros directivos de la CECE.  

 

- La competencia local del gigante de la ferretería, que emplea a mucho más personal, reconoce que acabarán destruyendo más empleos por su presencia de los que genera la nueva marca

- Doncel, San Pablo, Molina Genco o Baeza afirman tener más stock y mejores precios que Leroy Merlín


"El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos" le decía Ilsa a Rick (Ingrid Bergman a Humphrey Bogart ) en Casablanca en una sentencia para la eternidad. En Ceuta, a muchos empresarios locales les gustaría hoy decir algo parecido y rematarlo con un "siempre nos quedará el bazar". Y es que el mundo se globaliza y a algunos les gustaría enamorarse, pero la globalización parece imparable, también en la dulce, pequeña y marinera Ceuta.

El Gobierno, al dictado de la Mesa por la Economía, apuesta fuerte por ella y quiere grandes marcas reclamo que atraigan más clientes desde Marruecos a la ciudad. Y eso en un contexto en el que la Cámara de Comercio ha lanzado una campaña para fomentar que los ceutíes hagan sus compras navideñas en Ceuta y no evadan gasto a la península o Marruecos; la Asociación Centro Comercial Abierto ha lanzado con el apoyo de la Ciudad Autónoma otra campaña para tratar de minimizar esa evasión durante el día de la evasión de compras por excelencia, este viernes, 7 de diciembre, en medio de un puente y con todo abierto; y en un contexto, también global, en el que crecen y se multiplican vía redes sociales las iniciativas que llaman a comprar en la tienda del barrio y no en los gigantes multinacionales.

Y todas estas iniciativas y campañas acaban siempre por incidir en lo mismo: es el pequeño comercio el que genera más beneficio en la sociedad, el que acaba por contratar más personal y repartir más los beneficios y son las grandes multinacionales las que ofrecen productos más baratos y acaban por enquistarse en la sociedad como una especie de tumor maligno, destruyendo empleo y precarizándolo, al tiempo que acumulando beneficios que no siempre reinvierten. ¿Quién tiene razón?

Se trata de que el tirón de estos gigantes acabe por llenar de clientes también las pequeñas tiendas del resto de la ciudad. Pero por lo pronto, hay un riesgo, por cada empleo que generan pueden destruir más y terminar por cerrar el pequeño comercio que primero se especializó, tal y como le recomendaron, y después no ha podido soportar la presencia cercana de un gigante con el que es "casi imposible" competir, como reconoce el presidente de la patronal local, Rafael Montero.

El Gobierno se apura, y se afana en dar facilidades para la llegada de esas grandes marcas que amplíen la oferta de la que disfruta el consumidor local, en el horizonte Decathlon y Mercadona, en la orilla, Leroy Merlín.

Su desembarco deja muchas dudas. Su competencia directa, el sector de la ferretería local con marcas tan insignes como Baeza, San Pablo, Doncel o Molina Genco, están que trinan. Y no por temor a la competencia -casi todos aseguran tener más stock y ser más baratos que el gigante ferretero recién llegado- si no por lo que entienden como un agravio de las autoridades.

"No nos podemos oponer. El escenario es de libre competencia. Otra cosa es que la Ciudad favorezca su llegada de alguna forma. Eso no lo comprendo. No se puede dar más facilidades a los de afuera que a los de dentro", resume Alberto Baeza.

"Como se suele decir no se le puede poner puertas al campo. Libre competencia. Para el empresario de Ceuta es lastimoso que venga gente de fuera y se le ponga la alfombra roja y se le dé todas las facilidades y aquí al revés: Todo son trabas, problemas y falta de subvenciones. El simple hecho de la publicidad que se les ha dado en los medios de comunicación cuando lo que tienen aquí ellos nosotros lo ofrecemos también", resume José María Gómez de San Pablo.

Y no sólo ofrecen lo que tiene aquí Leroy Merlín. Lo ofrecen, lo tienen y lo cobran más barato. "Nosotros lo tenemos todo en stock. No somos una 'show room'. Lo que tengo en el escaparate lo puedo vender. Y el precio final es el que marca. Ellos al final te lo venden como pedido y al final se acaba encareciendo el precio", apunta Gómez de San Pablo.

Y en la misma línea se manifiestan rotundos sus competidores, 'Doncel', 'Baeza' y 'Molina Genco'. Más productos disponibles y a la venta directa, sin necesidad de pedirlos fuera o elegirlos mediante un catálogo y a mejores precios que el gigante multinacional recién llegado.

Tanto es así, que Luis Molina, de Molina Genco, reprocha esa alfombra roja por parte de las autoridades y cree que "la oferta ya estaba cubierta por los de aquí", así que así las cosas, lo que cree que se debería haber hecho es "intervenir para evitar su llegada". Al tiempo que como todos reconoce que el fenómeno es imparable y que lo que hay que hacer es competir porque no queda otra.

Ese 'show room' al que se refiere Gómez al hablar de Leroy Merlín se deja notar. Se impone la venta por catálogo, el ir, mirar, elegir, pedir y esperar a que llegue el producto desde la tienda de Los Barrios. En la redacción de ceutaldia.com suena el teléfono varias veces al día y al otro lado de la línea aparece un cliente desconcertado que creía llamar a la ferretería verde. El error es común, se pone en google "teléfono Leroy Merlín Ceuta" y aparece una referencia de este diario con nuestro teléfono. La mayoría llaman para saber de su pedido, si ha llegado ya o no.

"Nosotros tenemos más gente contratada, ellos tienen otra estructura"

Los comerciantes de Ceuta del ramo dicen tener mejores precios y más stock que Leroy Merlín. Y también generan más empleo. Leroy Merlín ha generado 6 puestos de trabajo en Ceuta y 4 en la tienda de los Barrios para atender pedidos. Sólo Doncel tiene más de 25, Baeza suele andar por una cifra parecida, a los que habría que sumar San Pablo Y Molina Genco y otras pequeñas tiendas.

"Nosotros tenemos más gente contratada, ellos tienen otra estructura. Lo que sí es cierto es que con el descenso en ventas he calculado que tendré que amortizar entre uno y dos puestos de trabajo. Se crean 6, pero se destruyen 10: dos nosotros y ¿nuestra competencia?", apunta Gómez de San Pablo.

"Seguro que destruyen más de los que crean, porque su funcionamiento les permite una mayor eficacia", señala en la misma línea Baeza. Se corre el riesgo de destruir más empleo y el propio Molina apela a la fuga de los beneficios hacia otros lugares en el caso de las multinacionales y ala reinversión en la propia ciudad que tradicionalmente vienen haciendo los comercios de menores dimensiones.

El único de toda la competencia que es un poco más benévolo es 'Doncel'. La empresa tiene claro que "el sol sale todos los días para todo el mundo" y que lo que hay que hacer es "ser competitivos y competir. No tiene sentido un mercado cautivo. Yo creo que al final cuantas más grandes marcas, más tráfico de personas se genera y más clientes potenciales también para los demás", explica. Y ahí es dónde lo hay que hacer bien o algo mejor que el otro, ofreciendo buenos precios y servicios.

Gran expectación

"A nadie nos gusta que una marca de estas grandes venga a hacernos la competencia, pero esto es así, ha ocurrido, ocurre y ocurrirá y si no viene uno, vendrá otro. Yo lo que tengo claro es que el objetivo es hacerlo mejor que la competencia y que si me comparan me elijan a mí. No es tan difícil", insiste Doncel.

Y es que el resultado de la apuesta de Leroy Merlín por el mercado ceutí ha levantado mucha expectación. Es algo así como un experimento, como reconoció la propia empresa durante su presentación y como augura el presidente de la patronal local, Rafael Montero, que cree que de momento han montado una tienda pequeña y poco habitual dentro de su modelo de negocio y si venden, seguramente busquen mudarse a otra superficie más acorde a su tienda tipo habitual, esto es, muchos miles de metros cuadrados más.

Y el experimento es también para ver si la apuesta repercute positivamente en el resto del comercio, si se vende más en otros sectores, si se atraen compradores no habituales al mercado ceutí, si llegan más turistas desde Marruecos, y se refrenda la apuesta por grandes marcas como reclamo que ha emprendido el Gobierno secundado por la Mesa por la Economía o si por el contrario, no hay más clientes y sí menos empleo al fulminar a la competencia, comercios tradicionales largo tiempo establecidos y arraigados en la ciudad.

Las incógnitas se resolverán con el paso de los meses. De momento la competencia directa brama y su malestar está siendo recogido por otros sectores que pueden verse afectados por la llegada de otras grandes marcas para hacer de locomotoras. Este viernes, es el pequeño comercio a través de la Asociación Centro Comercial Abierto el que ha tenido la iniciativa de moverse ofreciendo descuentos especiales ni tan siquiera para atraer gente de fuera, tan sólo para evitar la fuga de compras navideñas durante el puente. El comercio se derrumba y ¿nosotros?

Lea también:

- "Al final todo el mundo quiere estar al lado del Zara"

- Decathlon quiere el doble de terreno después de hacer prospecciones de mercado

- La Asamblea desbroza el camino para ofrecer suelo "lo más barato posible" a Mercadona y Decathlon

- Más de 30 comercios ofrecerán descuentos especiales este viernes en el centro de Ceuta

- La oposición recela de los planes de la Ciudad para 'regalar' terrenos a Mercadona y Decathlon

- La Mesa por la Economía se propone atraer a Ceuta a 'Decathlon' y 'Mercadona', entre otras cadenas