La explanada para vehículos de porteo se abrirá en enero sin terminar

Imagen de archivo de varios coches de porteadores en la explanada del Chorrillo.

La explanada para vehículos de porteo en construcción en Loma Colmenar entrará en servicio en la segunda quincena de enero, aún a medio terminar, sin asfaltado como estaba previsto, aplazando estos trabajos para hacerlo “lo antes posible”. 

Así lo explicaba el portavoz del Ejecutivo, Jacob Hachuel, responsable además del proyecto encargado a la empresa municipal Obimace.Precisamente la sociedad municipal apura el plazo para rematar la obra con la instalación canalizaciones de agua, acometida de luz y la instalación de señalización vertical y horizontal en la medida de lo posible, pues el piso será de tierra, sin asfaltar, matizaba Hachuel.

Una explanada, anunciada desde hace semanas desde la Ciudad, que Delegación de Gobierno incluyó en los planes del Gobierno central para destascar la frontera anunciando un convenio entre la Ciudad y la Guardia Civil. Un convenio que Hachuel ha explicado apelando a las competencias de la Benemérita en la gestión y control del tráfico de acceso a esa explanada, para lo que la Ciudad debe coordinarse con la Guardia Civil. "Es un trabajo que tenemos que hacer los dos y muy bien coordinado", ha explicado.

El portavoz ha defendido además la implicación de la seguridad privada en la gestión del tránsito en la frontera del Tarajal, en concreto en el resguardo fiscal del puesto fronterizo para el control de bultos, a imagen y semejanza de los aeropuertos, ha puesto como ejemplo, Hachuel, donde vigilantes privados se encargan del control de acceso y los escáneres.