OBRAS PARADAS EN UN ÁTICO

Fomento reconoce falta de recursos humanos adecuados para llevar adelante todos los asuntos

Fomento reconoce falta de recursos humanos adecuados para llevar adelante todos los asuntos
Néstor García durante su comparecencia de este viernes tras el Consejo de Gobierno.
Néstor García durante su comparecencia de este viernes tras el Consejo de Gobierno.  

El consejero de Fomento, Néstor García, no pierde la fe en tener aprobada antes de Navidad la normativa de Inspección Técnica de Edificios, si bien, ha reconocido al ser preguntado por la misma que en Fomento hacen poco menos que malabares para sacar adelante sus muchas responsabilidades.

“Tenemos mucha gente en Fomento, pero cada uno se dedica a algo. Cada vez que asumimos nuevas funciones obliga a una reestructuración y tienes que empezar de cero y decirle a alguien que además de lo que hacía va a hacer otra cosa más. No es fácil”, ha explicado García.

Su declaración pone de manifiesto la falta de recursos en una consejería clave para que algunos importantes sectores económicos de la ciudad puedan avanzar y saber a qué atenerse.

García ha recordado además que él intentó en su día externalizar la redacción de un importante paquete normativo en materia urbanística, “pero a alguien le pareció mal”, ha recordado. Su iniciativa cayó en saco roto y la Consejería de Fomento ha seguido asumiento el desarrollo de normas como el Plan General de Ordenación Urbana –sigue vigente el de los años 90- o la ordenanza de vados, que García ha prometido llevar al próximo Pleno o la Inspección Técnica de Edificios.

Una normativa, esta última, de la que el propio García ha augurado que “va a generar empleo en el gremio de arquitectos técnicos”.

Obras paradas en un ático de Marina Española

Fomento precisamente ha logrado el visto bueno del Consejo de Gobierno para actuar en materia de disciplina urbanística y parar la remodelación de un ático en el número 7 de la céntrica calle Marina Española por entrañar riesgos para los viandantes y “restablecer la legalidad vigente” de ese modo.

De momento se ha desestimado el recurso del abogado del promotor y se ha pedido el cese inmediato de la actividad constructora, según ha explicado García. Ahora la promotora tiene 10 días para subsanar lo hecho o la Ciudad actuará de forma subsidiaria.