CONSEJO DE GOBIERNO

La Ciudad asegura que la Gran Vía estará lista para Semana Santa pero "con unas farolas puestas y otras no”

La Ciudad asegura que la Gran Vía estará lista para Semana Santa pero "con unas farolas puestas y otras no”
Estado de las obras en Gran Vía, este viernes.
Estado de las obras en Gran Vía, este viernes.  

Lo adelantaba Ceuta al Día: la reforma de la calle Jáudenes se aplazará para después de Semana Santa, pero es que además, el Gobierno asume ya que tampoco estará rematada la obra en Gran Vía y Plaza de África para esa fecha. Desde el Gobierno se confía en salvar los muebles y que al menos estén listas las zonas implicadas en los momentos cumbre de la Semana Santa ceutí, como el Encuentro a los pies del Palacio Autonómico  en la Plaza de África y que al menos la carrera oficial vuelva a sus orígenes en la Gran Vía.

La Semana Santa de Ceuta vivirá otro año sorteando obras. Tras el Consejo de Gobierno, el portavoz del Ejecutivo, Jacob Hachuel, ha adelantado que las obras de Jáudenes se limitarán, de momento, a los dos extremos donde los trabajos ya han comenzado. El resto se aplazarán a después de Semana Santa, ha precisado Hachuel, apuntando que pese a la paralización se mantiene la entrega de la obra para finales de abril.

El motivo de la paralización es la aparición en las obras que lleva acabo Acemsa de tuberías de más de 90 años hechas de fibrocemento, un material altamente tóxico que es necesario eliminar antes de emprender la reforma de la calle. “A veces suceden imprevistos en las obras”, asume Hachuel que defiende la necesidad de paralizar las obras para no alterar más aun el recorrido de los pasos de Semana Santa, especialmente en la calle Jáudenes, uno de los tramos “donde la Semana Santa de Ceuta brilla más”.

Una farola sí y otra no

Para esa fecha, el Gobierno sí confía en que la Gran Vía y la Plaza de África estén transitables y casi acabadas. “Unas farolas puestas y otras no”, alega el portavoz del Gobierno que matiza que, aunque la obra esté casi terminada no estarán aún todos los elementos ornamentales de la nueva Gran Vía, entre ellas las 16 farolas, estrellas de la reforma, diseñadas por el arquitecto de la obra con la ambición de que se conviertan en el símbolo de Ceuta. También faltarán fuentes, ha añadido Hachuel.

Quedará sin terminar seguro la zona del yacimiento arqueológico de la Madrassa, que el Gobierno, ha subrayado su portavoz, está dispuesto aponer en valor. Tampoco estará rematada la obra en la Plaza de África, si al menos en la parte contratante a la Comandancia General de Ceuta y la Iglesia de África, escenarios imprescindibles para la Semana Santa.

La carrera oficial, en el aire

El Gobierno confía en que, a falta de la luz de las 16 farolas, la Gran Vía esté lista para al menos servir de carrera oficial durante la Semana Santa, una cuestión que no está aún clara, habida cuenta de que aún falta por determinar los recorridos de los pasos con las hermandades.