El Gobierno defiende la legalidad de lo construido en Huerta Molino


El Gobierno defiende la legalidad de lo construido en Huerta Molino

- El consejero de Fomento evita valorar si las parcelas vacías son edificables o no

- El Ejecutivo defiende que hará el resto del vial entre Huerta Molino y la calle Real, pero no concreta cuándo ya que ha dejado de ser una prioridad para el Ejecutivo

Para el consejero de Fomento, Néstor García, lo actuado desde el punto de vista urbanístico en la zona de Huerta Molino se encuentra dentro de la legalidad. “Es totalmente legal”, en sus propias palabras. Esa afirmación tan tajante la basa en que para García el proyecto reformado aprobado por el Pleno de 2005 dota de legalidad al edificio de más de 100 viviendas que se yergue en la zona. Aquel Plan sí se aprobó de modo definitivo, aunque depende de otro que lo engloba y que jamás llegó a ratificarse, debido a los informes en contra del Gobierno de la nación, por lo que no llegó a ser definitivo, y por tanto a entrar en vigor.

Aunque para cualquier otra cuestión, el consejero se remite a lo que dispongan los técnicos del área de urbanismo en un futuro, debido a los informes contradictorios que existen al respecto. Así, no se atreve a afirmar si las dos parcelas de la zona del denominado Sector 1 que están por resolverse son edificables en una altura similar a la que ofrece el edificio Huerta Molino o no. “Esperaremos a ver cómo se resuelve en los juzgados el asunto y haremos lo que nos permitan hacer los técnicos”, tira de prudencia García.

García tampoco concreta si la falta de validación del Plan Especial de Reforma Interna que engloba la extensa zona entre la cuesta de Canalejas, Cortadura del Valle y calle Real y la carretera del Recinto Sur, es un elemento decisivo para que el Gobierno haya tirado de sus planes de inversiones la terminación del vial que conecte Recinto Sur con la calle Real pasando entre los edificios Roma y Real 90.

“El vial lo vamos a hacer”, asevera el consejero de Fomento, si bien, matiza que ha dejado de ser una prioridad para el Ejecutivo, “atenderemos antes otros asuntos”, reconoce.

Se deduce que para el desarrollo del vial, al Gobierno le haría falta validar ese PERI que aprobó de forma inicial el pleno del Ayuntamiento en 1995, que tumbó el Ministerio responsable de validar los planes urbanísticos en aquel entonces y que jamás llegó a aprobarse de modo definitivo. Aún así, en 2005 se aprobó un proyecto reformado en modo definitivo sobre un Plan de Reforma Especial Interna que desarrollaba otro global y ninguno de los dos era definitivo. Ante esta anormalidad urbanística para el consejero de Fomento la solución pasará por la aprobación del nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), que evitará tener que volver a depender de estas cuestiones.

García prevé que el nuevo PGOU se apruebe de modo definitivo antes de agosto. La intención del de fomento es llevarlo en cuestión de semanas a un Pleno de carácter extraordinario, de nuevo, para que la Asamblea valide un plan al que se le han introducido muchas modificaciones en la vía de enmiendas durante su exposición pública. Tantas como para que García apueste por volver a sacarlo a exposición pública otra vez antes de la tramitación definitiva antes del verano.

Lea también:

- Un informe de un técnico de Fomento cuestiona la legalidad de lo construido en Huerta Molino

- Hachuel asume que Ceuta está “trufada de construcciones ilegales” al tiempo que anuncia un derribo