RECURSOS HUMANOS

El Gobierno mantiene a una monitora ocupacional que quiere irse a Menores de “brazos cruzados” en Tabaquismo

El Gobierno mantiene a una monitora ocupacional que quiere irse a Menores de “brazos cruzados” en Tabaquismo
El sindicato denuncia que en La Esperanza tres profesionales atienden un colectivo de 230 menores./archivo
El sindicato denuncia que en La Esperanza tres profesionales atienden un colectivo de 230 menores./archivo  

El sindicato UGT, mayoritario en la Ciudad Autónoma de Ceuta, ha denunciado este lunes el que podría ser considerado como el increíble caso de la ocupadora ocupacional a la que el Gobierno prefiere sin trabajar. A pesar que según el relato del secretario de la Sección Sindical de la Administración Local de UGT, José Miguel Antúnez, todo el mundo está de acuerdo, ella incluida en su traslado desde tabaquismo donde está “de brazos cruzados” a Menores, donde hace mucha falta. Y Antúnez no duda en señalar al director general de Recursos Humanos, Francisco Díaz, como responsable de que el expediente lleve 2 meses y medio sin concluirse. “Sólo falta su firma”, ha sentenciado.

El caso es el que sigue, monitora ocupacional se queda sin centro porque el suyo se va abajo, se la reubica en tabaquismo, entonces tanto la trabajadora, como los sindicatos, como la jefa del servicio, como la jefa del área como la propia consejera de Sanidad hacen sus deberes y aprueban y tramitan la solicitud de traslado desde tabaquismo al área de Menores donde la esperan con los brazos abiertos. Todo listo y firmado desde hace dos meses. Todo menos el documento con el visto bueno final que ejecute el cambio que sigue sobre la mesa del director general de Recursos Humanos.

“En un tema como este que tiene Ceuta revolucionada (los MENA) nos parece alarmante que la Ciudad no haga nada, que mantenga a la trabajadora sin hacer nada en tabaquismo en lugar de estar preparando actividades para los menores, para mantenerlos precisamente ocupados”, ha analizado Antúnez.

“Nos parece triste. Se está extendiendo entre todos los trabajadores la sensación de dejadez y pasotismo de la Administración con respecto a los servicios”, ha apostillado el sindicalista.

Y alerta con un dato sacado de una visita girada al centro de Menores de la Esperanza, tres trabajadores atendían hace días a un colectivo de 230 menores. "Una auténtica burrada", ha apostillado Antúnez. Mientras, la que podía echar una mano, está mano sobre mano en tabaquismo esperando desde hace dos meses que un cargo político firme su traslado.