EL COMITÉ DE TRACE, INDIGNADO

El Gobierno renuncia a seguir maniobrando con la limpieza pública al borde de la legalidad

El Gobierno renuncia a seguir maniobrando con la limpieza pública al borde de la legalidad
Imagen de recurso.
Imagen de recurso.  

El Comite de Empresa de Trace ha constatado este lunes que el acuerdo alcanzado bajo manta con el Gobierno de la Ciudad para ampliar los contratos de unos 40 trabajadores de jornada parcial a completa rebajando la carga salarial en sustituciones para la concesionaria a costa de descargar parte de su trabajo en Tragsa no se consumará.

El Ejecutivo, que lleva seis meses trabajando en la auditoría del servicio que en septiembre Fernando Ramos prometió tener en dos, ha renunciado a seguir maniobrando al borde de la legalidad con la limpieza pública y lo va a hacer a toda costa, incluso aunque Ceuta luzca un poco peor, algo que hasta ver de cerca el mazo de la Justicia se había convertido en un objetivo irrenunciable e insuperable.

Según los sindicatos, los representantes de la plantilla se sienten "engañados" y "utilizados" por Vivas tras "meses" con "conversaciones" sobre "la incorporación de los 40 padres de familia que actualmente trabajan a tiempo parcial ampliarles sus contratos a jornada completa".

"Este lunes,cuando supuestamente estaba ya todo arreglado para que fuera un éxito, nos encontramos con la sorpresa de que ahora no se les amplían su contrato y se quedan a tiempo parcial", han lamentado los sindicalistas en un comunicado en el que han apuntado que a su juicio "todo esto viene provocado y acarreado por la denuncia interpuesta en el mes de octubre por los sindicatos sobre las encomiendas a la empresa Tragsa".

La iniciativa judicial, archivada de inmediato por el juez instructor por "judicialización de la política" sin reproche penal ni invstigación, se interpuso en octubre, antes de que la pugna entre todas las partes amainase y se llegase a ese princpio de entente cordial. Ahora los sindicatos creen que "por represalia rompen la negociación sin importarles la estabilidad de esos 40 trabajadores que llevan 15 años esperando poder mejorar su vida laboral y la de sus familias".

"Una vez más nos sentimos las víctimas de este Gobierno y de esta empresa por la mala gestion de ambas a la hora de la adjudicación del contrato pero no vamos a consentir que se juegue con los sentimientos de ningún trabajador y no nos vamos a quedar de brazos cruzados: si tenemos que irnos con los pitos y los tambores a la puerta del Ayuntamiento", han advertido desde el Comité, "lo haremos con mucho gusto porque no es justo que por un tema judicial que ellos provocaron se vea afectada una parte de nuestra plantilla".

El Comité y la empresa, que el año pasado abrió una reclamación al Gobierno para que se haga cargo directamente de las últimas subidas salariales aprobadas en Trace, han empezado a negociar ahora otro Convenio, conversaciones que no se descarta deriven en una nueva, ya casi tradicional, amenaza de huelga para Semana Santa. Según las fuentes consultadas por Ceutaldia.com, los sindicatos han empezado solicitando un incremento retributivo del 5%.