ANUNCIO OFICIAL

Interior da por terminada la nueva prisión, que abrirá "en julio", y ordena la clausura de Los Rosales

Interior da por terminada la nueva prisión, que abrirá "en julio", y ordena la clausura de Los Rosales
Panorámica del nuevo centro penitenciario.
Panorámica del nuevo centro penitenciario.  

El Boletín Oficial del Estado ha publicado este miércoles la Orden Ministerial por la que se crea el nuevo Centro Penitenciario de la ciudad construido en Piniers, que según las previsiones del delegado del Gobierno en Ceuta, Nicolás Fernández Cucurull, estará abierta "en julio",  y se procede a la clausura del existente en la actualidad en la barriada de Los Rosales.

Más de 120 millones de euros de inversión después y varios años de trabajos, ralentizados por la crisis y los recortes el Plan de Amortización y Creación de Centros Penitenciarios (PACEP),da por concluida la construcción del nuevo Centro Penitenciario de Ceuta. Según el anuncio oficial, “el nuevo Establecimiento Penitenciario viene a cubrir las necesidades y carencias del Centro Penitenciario existente en la actualidad, el cual, pese a las reformas que se han ido acometiendo, el devenir de los años y la realidad social de la Ciudad ponía en evidencia la necesidad de disponer de mejores espacios, mayor número de plazas y mejores dotaciones para asegurar el mandato constitucional de reinserción y rehabilitación que preside toda la actuación penitenciaria, sin merma de garantizar, en todo momento, las más completas exigencias en materia de seguridad tanto interior como exterior”.

Instituciones Penitenciarias ha cuantificado en “unos 250.000 euros anuales” el coste de mantenimiento de la nueva prisión, que se prevé que tenga un “retorno” económico para la Ceuta “muy importante” en forma de contratación de suministros, empleos directos e indirectos y atención a visitantes.

La nueva prisión tendrá capacidad para 700 celdas dobles, lo que supone multiplicar por siete la población reclusa de la ciudad autónoma, que ronda las 200 personas. Su capacidad idónea es de un millar de presos que, prometió Cucurull el pasado mes de septiembre en los últimos actos de La Merced en Los Rosales, tendrán “arraigo en la ciudad” y "que no tenga un perfil peligroso". El nuevo centro asumirá” la población penitenciaria recluida en la actual prisión de Los Rosales y paulatinamente asumirá más carga de trabajo “a medida que los recursos presupuestarios lo permitan”, explicó.

El tamaño del complejo, que algunos partidos políticos y sindicatos tacharon cuando fue proyectado de "desorbitado" e inadecuado para una ciudad como Ceuta, con 80.000 habitantes y 19 kilómetros cuadrados de superficie, generó en origen una polémica social que se ha ido apagando hasta desaparecer con el paso del tiempo.

Cuando esté “a pleno rendimiento” la nueva infraestructura, construida sobre una parcela de 120.000 metros cuadrados ubicada, dará trabajo a 430 funcionarios y a unos 70 efectivos de las Fuerzas de Seguridad encargados de la seguridad perimetral.

“Vamos a pasar de un edificio del siglo XIX a otro del siglo XXI, una infraestructura de vanguardia que permitirá aplicar soluciones avanzadas, acordes con nuestro tiempo y que, al mismo tiempo”, ha añadido, “supondrá un notable impacto positivo en términos económicos en nuestra ciudad, tanto por el personal funcionario y laboral que se irá incorporando a medida que el centro adquiera carga de trabajo como por los suministros que contratará en el mercado local”, defendió Cucurull hace solo unos meses.

El nuevo Centro, argumenta el Ministerio del Inbtrior en el anuncio el BOE, “permitirá favorecer el cumplimiento en la propia Ciudad de Ceuta de gran número de internos que son residentes de la misma, favoreciendo la comunicación con sus familiares y la reinserción social, evitando traslados, gastos y viajes de los internos o de los familiares hasta la Península, lo que supondrá, sin duda, un elemento de mayor normalización en la vida de las personas afectadas y potenciará importantes y beneficiosos efectos en la coordinación con el sistema judicial”.

La cárcel cuenta con ocho módulos residenciales de 72 celdas cada uno y otro de máxima seguridad para internos de primer grado con 30 habitáculos individuales. Salvo estos últimos, el resto están preparados para ser ocupados por dos personas, aunque Instituciones Penitenciarias considera “idóneo” que solo la mitad del total acojan a dos internos.