DISCREPANCIAS

Interior no ve riesgo en el talud de Las Heras y la Ciudad lo sabe desde antes de ordenar actuar a Tragsa

Interior no ve riesgo en el talud de Las Heras y la Ciudad lo sabe desde antes de ordenar actuar a Tragsa
La calle Alcalá del Valle vuelve a ser utilizada por vehículos pese a las señales que lo prohíben.
La calle Alcalá del Valle vuelve a ser utilizada por vehículos pese a las señales que lo prohíben.  

La hidra del surrealismo parece extenderse allá donde se mire. En el talud de Las Heras, supuestamente a punto de caerse, tanto que en verano teóricamente se cerró al tráfico de vehículos (automóviles, incluso todoterrenos de gran tamaño, la utilizan con toda normalidad, como ha constatado este martes Ceutaldia.com), el Ministerio del Interior no ve ningún riesgo de derrumbe. Los técnicos de la Ciudad hicieron inspecciones "oculares" y atisbaron peligro. Los dictámenes solicitados por la Administración General del Estado, a la que Néstor García anunció que pasaría la factura de los trabajos, no más que "fisuras asociadas a juntas de diferentes reparaciones"

El resultado de sus análisis sobre el terreno es contundente: "El talud existente en la calle Alcalá del Valle no presenta riesgo de desprendimiento. Así se deduce de las conclusiones extraídas del estudio patológico 'Análisis de estabilidad del muro de contención sito en la calle Alcalá del Valle, en la Ciudad Autónoma de Ceuta', encargado por la Dirección General de la Guardia Civil a la empresa 'Sergeyco' con objeto de dar respuesta a la orden recibida por el consejero de Fomento de la Ciudad, que obligaba a la propiedad (Ministerio del Interior, Guardia Civil) a ejecutar las obras de consolidación del talud y tomar las medidas cautelares necesarias, por considerar los miembros de su Unidad Técnica, a partir de inspección ocular, que estaba en situación de peligro".

Las conclusiones de dicho informe, según la respuesta de Interior a un diputado del PSOE, establecen que se ha "comprobado" que "no existen patologías asociadas a una posible inestabilidad en talud" más allá de "fisuras asociadas a juntas de diferentes reparaciones realizadas en los servicios que discurren por el vial".

"Dada la naturaleza del macizo rocoso descrito, no es previsible la ocurrencia de inestabilidades que pudieran afectar al vial. En cuanto a los inclinómetros, transcurrido un mes desde su instalación no se han apreciado movimientos, aunque se seguirán realizando medidas para verificar que no se produzcan en el futuro", precisa el dictamen.

Con posterioridad a su emisión, 'Sergeyco' hizo dos nuevas mediciones cuyos resultados se recogen en un documento posterior, emitido el 2 de agosto, que ratificó que "no es necesario acometer las obras de reforzamiento de ese talud, descritas en el Informe Técnico nº 947/2.016, elaborado por los Servicios Técnicos de la Consejería de Fomento de la Ciudad Autónoma, al haberse probado que es estable".

"En todo caso", el inclinómetro utilizado para realizar las mediciones referidas sigue instalado en el talud "para poder realizar lecturas periódicas que permitan comprobar que no se producen movimientos en él en el futuro".

La copia de los informes patológicos referidos fue remitida desde el Servicio de Acuartelamiento de la Dirección General de la Guardia Civil al Gobierno de Vivas "en fecha 5 de agosto de 2017". Tres días después, el Ejecutivo local del PP encargó a Tragsa por más de 21.000 euros la redacción de proyecto "para consolidación de talud y plataforma viaria en la calle Alcalá del Valle".

Vivas ha asegurado que pese a que los técnicos de la Ciudad rechazaron la primera propuesta de Tragsa las obras comenzarán muy rápido y Néstor García, con quien este medio no ha podido contactar este martes, ha aseverado que el proyecto costará unos 300.000 euros pero que la factura la pagará Interior.