FRONTERA

Interior sustituirá en 10 meses las concertinas de la valla por “un sistema tubular menos cruento”.

Interior sustituirá en 10 meses las concertinas de la valla por “un sistema tubular menos cruento”.
Valla fronteriza
Valla fronteriza  

El Ministerio del Interior prevé ejecutar “en 10 meses” y tener terminadas en septiembre de 2020 las obras de refuerzo de los vallados perimetrales fronterizos de las ciudades autónomas que incluyen la sustitución de los alambres con cuchillas que los coronan por “un sistema tubular menos cruento”.Tragsa ha comenzado este martes los trabajos de retirada de las concertinas en el tramo intermedio de la doble valla ceutí después de que el lunes las adversas condiciones meteorológicas lo impidiesen.

Fuentes de Interior han precisado este miércoles en declaraciones a Ceuta al Día que el nuevo sistema de protección para evitar intrusiones irregulares en territorio español se “adaptará” a las características del terreno en las dos ciudades, mucho más “abrupto” en Ceuta, y que en algunos casos exigirá la recimentación del doble vallado de 6 metros de altura instalado hace 15 años que ahora se elevará en algunos puntos hasta 10 metros.

Actualmente la valla de Ceuta está equipada con cinco rollos continuos en vertical de concertinas, dos dobles y tres simples, más otro en la parte superior. Este último y el que se encuentra a media altura son de acero inoxidable, mientras que el resto son de galvanizado.

En Melilla el perímetro está coronado por una línea de flejes dinámicos para impedir el apoyo de escaleras o elementos similares a la que se encuentra adosada concertina de acero inoxidable con cuchillas de medio milímetro de grosor.

Interior también prevé sustituir en esta ciudad las sirgas tridimensionales, un entramado de perfiles y cables de acero de diferentes diámetros que dificulta el tránsito por la zona y aumenta el tiempo disponible de reacción de las patrullas de la Guardia Civil, por elementos “menos lesivos”.

Las obras cuentan con un presupuesto de 17,8 millones (8,3 en Ceuta y 9,5 en Melilla) y supondrán “un refuerzo de la seguridad en ambas vallas fronterizas”, donde “desde 2006 solo se han hecho reformas concretas para reparar daños producidos por la climatología o por las entradas, a veces masivas, de personas”.

La empresa pública Ingeniería de Sistemas para la Defensa de España (ISDEFE), dependiente del Ministerio de Defensa, ha hecho el estudio técnico previo completo de la situación actual de las infraestructuras fronterizas para identificar “los tramos de actuación de las mismas teniendo en cuenta los puntos más vulnerables”, evaluar “alternativas técnicas” y proponer “soluciones”.

Interior ya ha instalado un nuevo sistema de circuito cerrado de televisión en el perímetro fronterizo de Ceuta que incluye 66 cámaras, 14 de ellas térmicas, y sistemas de reconocimiento facial en los puestos fronterizos del Tarajal (Ceuta) y Beni Enzar, Barrio Chino, Mariguari y Farhana (Melilla).