SOBREPESO

La Legión pone a dieta a los Tercios de Málaga y Almería

La Legión pone a dieta a los Tercios de Málaga y Almería
Imagen de recurso de un acto legionario en Ceuta.
Imagen de recurso de un acto legionario en Ceuta.  

La Brigada de la Legión de la que no forma parte el Tercio de Ceuta sino los 3.000 efectivos de los de Viator (Almería) y Ronda (Málaga) está "inmersa en una situación que demanda una serie de medidas para paliar el sobrepeso entre su personal”, según un documento interno del cuartel general de la unidad del que da cuenta este jueves el diario 'El País'. Para corregirla se recetan "cinco comidas diarias"; más fruta y verduras; alcohol "esporádico"; más consumo de agua; evitar fritos y alimentos muy procesados; y comer despacio".

Esos legionarios adscritos a la División 'Castillejos' (los de la ciudad autónoma forman parte de la Brigada de Infantería de Ceuta, como los de Melilla de la de la ciudad hermana) deberán someterse a un reconocimiento médico que determine su índice de masa corporal (IMC).

Los que superen 27 (sobrepeso) se incluirán en un plan de seguimiento "en el que, además de ofrecerles pautas de alimentación, se les podrán exigir la realización de electrocardiograma, analítica de sangre y prueba de esfuerzo, así como un programa específico de educación física".

La información ha generado cierta sorpresa entre las fuentes militares locales consultadas por Ceutaldia.com, que han recordado que las Fuerzas Armadas cuentan en general con programas y asesoramiento dietista (la COMGECEU, con una nutricionista "desde hace tiempo") para ayudar a mantener un buen estado de forma de sus efectivos y han remarcado que el cese en destino para los legionarios que pierdan su "aptitud psicofísica" no es una excepcionalidad sino la norma dentro del estamento castrense.

Según 'El País', el plan especial para la Brileg indica que los legionarios, hombres o mujeres, con un IMC  27-30 (sobrepeso) serán objeto de seguimiento anual; semestral con 30-35 (obesidad leve); y trimestral con más de 35 (obesidad media o severa). Cada unidad nombrará un mando responsable de su seguimiento, que aplicará el programa de ejercicio físico individualizado y controlará su peso para "perder entre 0,5 y 1 kilo a la semana” como "ideal".

El plan parte de que “asumir que la aparición del problema del sobrepeso está relacionado con una falta de profesionalidad no siempre es correcto”, ya que en ocasiones “puede haber detrás un problema de carácter cultural, patológico o incluso psicológico que debe ser abordado adecuadamente”.

También admite según el diario que La Legión carece de instructores o entrenadores físicos con experiencia, por lo que se abusa de la carrera continua, lo que provoca tedio y rechazo.

Además prevé medidas coactivas "progresivas" para quienes no pierdan peso: desde entrar "en un programa con un especialista en nutrición" hasta dejar de participar "en paradas militares, desfiles de Semana Santa, juras de bandera o charlas". En caso extremo se podría limitar la participación de los más gruesos en cursos y jornadas; no incluirlos en propuestas de concesión de recompensas, felicitaciones y premios; no dejarles participar en operaciones en el exterior y quitarles el complemento de dedicación especial.