PROTECCIÓN INTERNACIONAL

Al menos 9 de los 52 migrantes que entraron en Ceuta en la furgoneta kamikaze, con asilo en trámite

Al menos 9 de los 52 migrantes que entraron en Ceuta en la furgoneta kamikaze, con asilo en trámite
Imagen de la furgoneta utilizada para introducir en Ceuta a lo kamikaze a 52 personas migrantes en noviembre.
Imagen de la furgoneta utilizada para introducir en Ceuta a lo kamikaze a 52 personas migrantes en noviembre.  

Un total de 9 de los 52 migrantes indocumentados que el pasado 18 de noviembre fueron introducidos en Ceuta por el conductor kamikaze de una furgoneta que arrasó con las defensas fronterizas de las Fuerzas de Seguridad marroquíes y españolas han visto admitidas a trámite sus peticiones de protección internacional en la primera fase del procedimiento de solicitud en frontera que se aplicó por primera vez en Ceuta con los 153 extranjeros que accedieron por Benzú el 30 de agosto, grupo del que alrededor de veinte personas lograron que se analicen a fondo sus peticiones.

En el vehículo, apiñados como sardinas, se colaron en la ciudad 34 hombres, 16 mujeres y dos menores de edad, uno con cinco años y otro de solo seis meses, según precisó la delegada del Gobierno al día siguiente del suceso.

Según las fuentes involucradas en el proceso consultadas por Ceutaldia.com, la cifra no está cerrada porque en el estadio de reexamen de las solicitudes han conseguido el mismo propósito varios peticionarios más. Fuentes del Colegio de Abogados han estimado que al menos en el caso de las mujeres es probable que "la mayoría" vean admitidas a trámite sus solicitudes, con lo que son examinadas con mayor profundidad y las autoridades disponen de un plazo máximo de medio año (tres meses en los casos declarados urgentes) para tomar una decisión.

A diferencia de lo que sucedió con el grupo de migrantes irregulares que se saltó el doble vallado por Benzú, cuyas entrevistas se realizaron en la Oficina del Tarajal que nunca se había utilizado hasta entonces, los encuentros con los extranjeros que entraron en la furgoneta kamikaze con grave riesgo para sus vidas tuvieron lugar en las dependencias de Extranjería.

Algunos de los abogados que tomaron parte de oficio en el procedimiento han criticado las condiciones en las que se desarrollaron las entrevistas, sin traductores con presencia física, por lo que se tuvo que recurrir a conversaciones telefónicas “que en muchos casos no se podían ni escuchar con un mínimo de calidad”.

Igualmente han cuestionado la admisión a trámite o el rechazo, según el caso, de solicitudes “basadas en casi idénticas exposiciones desgarradoras de las experiencias sufridas por las personas migrantes, en el caso de las mujeres víctimas de todo tipo de abusos tanto en sus países de origen como en los de tránsito hacia Ceuta”.