ASAMBLEA EXTRAORDINARIA

Moreno señala a García Castañeda como la “cabeza pensante” de todos los líos en la FPAV

Moreno señala a García Castañeda como la “cabeza pensante” de todos los líos en la FPAV
Gregorio García Castañeda
Gregorio García Castañeda  

Juan Moreno, presidente de la Federación Provincial de Vecinos no tienen dudas. Detrás de las rebeliones y denuncias en las asociaciones vecinales no están Pepe Ramos o Miguel Ayora, habituales voces críticas, sino el nombre del gerente de Obimace, ex viceconsejero y ex líder vecinal, Gregorio García Castañeda. Él es la “cabeza pensante oculta” en todos los intentos de sacar de la presidencia al propio Moreno.

Moreno desconoce la motivación de García Castañeda pero la intuye: al ex responsable político y actual gerente de Obimace se le acaba el tiempo en política, ya da por hecho que no encontrará hueco en próximos Ejecutivos y está ya buscándose un hueco en la Federación de Vecinos. Por eso está siempre detrás de las polémicas.

“Él dirá que no”, se adelanta Moreno que considera que quedó demostrado con los correos, dice señalando al gerente de Obimace como el líder de una rebelión vecinal que el actual presidente de la FPAV pone en duda. Hace apenas una semana, un comunicado, enviado en primera instancia desde el correo electrónico de García Castañeda, anunciaba el motín de 42 asociaciones de vecinos exigiendo la convocatoria de una asamblea extraordinaria

Moreno no sabe aún si se celebrará la asamblea extraordinaria que reclaman las asociaciones, “aún no hay una decisión tomada y queda todavía tiempo”,  alega, recordando que, según aseguraban los amotinados, hay un plazo vinculante de 15 días, lo que nos sitúa en el 20 de septiembre como horizonte límite. Una convocatoria que pone a remojo: El presidente de la FPAV asegura, sin poner cifra, que  “varias asociaciones” han retirado su apoyo a la petición. Un exigencia de convocatoria que “dicen que es por las cuentas o eso les han dicho a los presidentes, pero el texto del comunicado no hace ninguna referencia, solo que me quieren echar”, apunta Moreno  que asegura “no tener ningún problema” con la convocatoria de una asamblea extraordinaria o con poner sobre la mesa las cuentas de la FPAV.