140 MILLONES DE INVERSIÓN

El nuevo centro penitenciario recibirá el 9 de noviembre a los primeros reclusos

El nuevo centro penitenciario recibirá el 9 de noviembre a los primeros reclusos
El nuevo centro penitenciario
El nuevo centro penitenciario  

El barranco de Piniers es el escenario de la mayor inversión en la historia de Instituciones Penitenciarias (IIPP) en España desde 1991 y una de las más grandes inversiones que ha conocido la ciudad autónoma de Ceuta: 140 millones de euros para el nuevo Centro Penitenciario y el Centro de Reinserción que viene a sustituir a la cárcel de Los Rosales.

Una nueva prisión que se ha inaugurado este lunes 30 oficialmente, de la mano del presidente de la Ciudad, Juan Vivas y del secretario general de IIPP, Ángel Yuste, pero que no recibirá a sus primeros reclusos hasta el 9 de noviembre, cuando se comiencen los traslados que, según los sindicatos, se han retrasado ante la falta de efectivos de la Guardia Civil para realizarlos.

Una nueva cárcel que, confía Vivas, creará “actividad, consumo, renta y empleo” en la ciudad autónoma, que ya ha supuesto una notable inyección en cuestión de ingresos fiscales para la Ciudad por las obras, y que, además, supone “un salto cualitativo” en la “prestación de un servicio”. Un proceso que, reconoció el presidente Vivas, se inició con un Gobierno socialista, el de Rodríguez Zapatero, y con un ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, y un delegado del Gobierno, José Fernández Chacón, a los que Vivas quiso hacer mención especial. Vivas destacó las instalaciones  “de vanguardia” y ensalzó la labor de los funcionarios.

El responsable de Instituciones Penitenciarias, Ángel Yuste, destacó la importancia del centro de reinserción ante el aumento de penas “alternativas” pues recordó, “la prisión no es la única respuesta. Yuste remarcó que se trata de un centro “prototipo” de última generación, adaptado a las peculiaridades del terreno, con celdas “espaciosas y luminosas” equipado con nuevas tecnologías e infraestructuras pensadas para ayudar al preso en su reinserción.