ANDRÉS MARTÍN GARRIDO

El nuevo jefe superior de la Policía toma posesión "con espíritu de la Unidad de Intervención"

El nuevo jefe superior de la Policía toma posesión "con espíritu de la Unidad de Intervención"
Garrido, en la toma de posesión de su cargo en la Delegación.
Garrido, en la toma de posesión de su cargo en la Delegación.  

El nuevo jefe superior de la Policía Nacional en Ceuta, Andrés Martín Garrido, ha tenido una mañana de martes muy atareada. A primera hora de la mañana el Cuerpo ha sacado de circulación a "un conocido integrista y referente del radicalismo en la ciudad autónoma". Ha recibido a parte de sus mandos a pie de helipuerto y a mediodía ha tomado posesión en la Delegación del Gobierno con "alegría e ilusión", asumiendo "un reto y un compromiso" con "espíritu de la Unidad de Intervención". Esto es, presto para, al "cuándo" y "dónde", salir pitando.

Es ahora y en Ceuta. Mañana se pondrá a la tarea con "optimismo y dedicación", emocionado en el recuerdo cariñoso que ha tenido para su familia y para sus compañeros de todos los destinos por los que ha pasado, entre ellos la propia ciudad autónoma, donde ha anunciado que quiere forjar espíritu de "equipo" y ha alabado los méritos que quienes estan ya a su servicio han demostrado esta misma madrugada en el Príncipe.

El comisario principal Garrido Cancio ingresó en 1982 en la Policía Nacional y su primer destino fue la Brigada Provincial de Policía Judicial de San Sebastián, donde prestó servicio en los grupos de investigación especializados en robos con fuerza, estafas y atracos. En 1991 fue destinado a la Unidad de Intervención Policial de Sevilla, donde permaneció 16 años desempeñando diferentes puestos de responsabilidad, ascendiendo en 1999 a la categoría de Inspector Jefe.

En 2006 accede a la categoría de comisario siendo nombrado jefe de la comisaría de Jerez de la Frontera (Cádiz), donde permanece unos siete años y medio. En 2014 es designado jefe de la Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana de Madrid, puesto en el que asciende a comisario principal en junio del 2016.  Desde marzo del 2017 desempeñaba el cargo de comisario provincial de Sevilla.

Multicondecorado (tres cruces al Mérito Policial, dos con distintivo rojo; la de Oficial de Isabel la Católica, la Encomienda al Mérito Civil...) ha tendido la mano para "colaborar" al resto de Fuerzas de Seguridad, cooperación que no brilló precisamente con su antecesor, Alfonso Sánchez, y ha prometido "equidad" y "eficacia" para que la Policía Nacional sea en Ceuta "un referente de profesionalidad, inmediatez, eficacia y cercanía" para combatir, sí, a terroristas y narcotraficantes, pero también para hacer frente a la violencia de género y a los delitos de odio.

La delegada del Gobierno le ha ofrecido todo su respaldo y le ha advertido de que llega a "un territorio muy especial y muy importante desde el punto de vista policial y de la seguridad para nuestra nación" en el que "determinados delitos tienen una connotación especial, diferente a la que tienen los delitos que se producen en otras ciudades españolas".

Ambos han coincidido durante sus discursos en que "el trabajo policial se realiza mejor incorporando la colaboración ciudadana como un aspecto importante en el trabajo policial, hecho que se demuestra cada día y que pone de manifiesto la excelente relación que tienen los ciudadanos de Ceuta con su Policía, convergencia imprescindible en una sociedad como la nuestra, donde la seguridad y la libertad son ya conceptos inseparables", según ha referido Mateos.