El nuevo PGOU aboga por la "progresiva" implantación de restricciones al uso del coche privado


El nuevo PGOU aboga por la "progresiva" implantación de restricciones al uso del coche privado

- El documento avanza que Ceuta deberá “ajustar las políticas de transporte y los planes de movilidad a los planteamientos de la UE, teniendo presentes los requisitos de las ciudades sostenibles”

- El proyecto quiere “fomentar el transporte colectivo, especialmente entre la ciudad y el Campo Exterior”

El proyecto de nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Ceuta que la consejera de Fomento, Susana Román, someterá a la consideración del Pleno este jueves avanza que habrá que “ajustar las políticas de transporte y los planes de movilidad a los planteamientos de la UE, teniendo presentes los requisitos de las ciudades sostenibles” y se propone la realización de un Plan de Transporte Público “que regule la progresiva implantación de restricciones al tráfico motorizado privado en beneficio de las redes públicas de transporte”.

El documento, a cuyo contenido íntegro ha tenido acceso Ceutaldia.com, aboga en el ámbito de la movilidad y el transporte por “propiciar una estructura urbana donde sean compatibles y complementarios el transporte público, el privado y la movilidad peatonal” y por “avanzar hacia un modelo integrado de transporte que rentabilice, en su caso, las infraestructuras existentes”.

El nuevo Plan se propone como uno de sus objetivos fundamentales el de “fomentar el transporte colectivo, especialmente entre la ciudad y el Campo Exterior”. “Se trata”, amplían los redactores del documento, “de impulsar políticas activas y medidas disuasorias para que tanto residentes como visitantes y vecinos de otros barrios se inclinen por el transporte colectivo o la movilidad peatonal, superando el esquema radial de la red actual”.

Además, apuesta por el trazado de dos vías de tráfico motorizado de rango local “paralelas a los litorales” con el fin de que garanticen “las conexiones entre barriadas en Campo Exterior” y sigue contemplando el fallido enlace Puerto-Tarajal del Ministerio de Fomento como fórmula para “acceder a los nuevos viarios”.

El texto también supone una reválida para el esfuerzo peatonalizador de los últimos años. No en vano, se aspira a “poner en valor la estructura y posibilidades de la trama urbana de forma que se refuerce la movilidad peatonal mediante la definición de itinerarios que permitan, cuando sea necesario, sortear las barreras físicas existentes con el fin de permitir la movilidad entre barrios, especialmente los menos comunicados y a los ejes viarios principales”. En concreto se propone la creación de recorridos transversales paralelos a las líneas litorales Mediterráneo y Atlántico en el Campo Exterior.

La Consejería de Fomento y Prointec, consultora externa que ha acompañado la redacción del proyecto, desean que las medidas en él contenidas contribuyan a “apoyar el proceso de transformación para su utilización urbana, con objeto de convertirlas en avenidas marítimas con función de paseo y esparcimiento, de las carreteras nacionales N-352 entre el centro y el Tarajal y N-354 que une la ciudad con Benzú. En el corazón de la ciudad se fijan dos objetivos más: la “resolución” de la malla viaria en el Recinto Sur y la “mejora” de la gestión del sistema público de aparcamientos, “ya sean comerciales o de residentes”.