PRÓXIMO INICIO

La obra en el Centro de Salud del Tarajal "preocupa" a FeSP-UGT por su efecto sobre sanitarios y pacientes

La obra en el Centro de Salud del Tarajal "preocupa" a FeSP-UGT por su efecto sobre sanitarios y pacientes
UGT ha tildado de "descabellados" algunos planteamientos del INGESA.
UGT ha tildado de "descabellados" algunos planteamientos del INGESA.  

"Seis años y ni un solo ladrillo". Ese es el balance que ha hecho este miércoles FeSP-UGT del proyecto de reforma del Centro de Salud del Tarajal, "abandonado" desde hace un lustro. "Se inició con su Licencia de Obras, su Dotación de Crédito Presupuestario y su Acta de Replanteo pero se paralizó pocos meses después sin haberse construido prácticamente nada, quedando patente la incapacidad del INGESA para solventar los problemas que se presentaron", ha recordado el sindicato.

Desde entonces "se han intentado soluciones descabelladas como especular con la posibilidad de efectuar reformas en el antiguo 'José Lafont' y trasladar provisionalmente allí la actividad del Centro de Salud mientras durasen las obras sin tener en cuenta la antigüedad, el abandono y la precariedad de un edificio de más de cincuenta años, para declarar tiempo después que las instalaciones del viejo centro no eran las idóneas".

Tras ese "bandazo" y "más pérdida de tiempo", el INGESA "ha abandonado la idea de buscar unas instalaciones provisionales en tanto se realicen los trabajos, por lo que parece ser que ya no les preocupa la situación en que trabajará su personal, ni las condiciones en que recibirán asistencia los usuarios". 

"Salvo imprevistos", las obras se iniciarán en el primer trimestre de 2018 y tendrán una duración de 30 meses "con un Centro de Salud situado muy cerca de una frontera inmersa en graves e irresolubles problemas: caos circulatorio, grandes atascos a cualquier hora del día, construcción de nuevos viales, etc., penalidades que ya vienen sufriendo nuestros trabajadores y usuarios desde hace mucho tiempo y que la despreocupación e ineptitud de los responsables del INGESA, los condena a seguir sufriendo por mucho tiempo más".

"Estamos seriamente preocupados por las condiciones laborales de nuestros trabajadores y la atención sanitaria a nuestros usuarios independientemente de la necesidad de contar con un nuevo Centro de Salud moderno y eficiente", ha resumido la central.