El PDSC pide a Fomento que interceda para desbloquear la promoción de viviendas de Huerta Téllez


El PDSC pide a Fomento que interceda para desbloquear la promoción de viviendas de Huerta Téllez

- Piden al consejero de Fomento que medie con el ‘Banco malo’ actual responsable de las 217 viviendas

- Alertan del estado de las casas y de las instalaciones comunitarias, abandonadas desde hace ocho años

El Partido Democrático y Social de Ceuta, (PDSC) pide a la Consejería de Fomento que desbloquee la situación en la que se encuentran las viviendas de la promoción de Huerta Téllez pendientes desde 2010 de entregarse a sus compradores. “Desde el PDSC”, exhortan al consejero del área, Néstor García, “agradeceríamos que tengan la suficiente voluntad política para la gestión en el desbloqueo de la problemática que ha suscitado la promoción de Huerta Téllez.

Para el Partido Democrático y Social de Ceuta esa voluntad política” que reclaman es necesaria “más cuando las políticas en materia de vivienda en la ciudad son deficitarias con miles de personas que demandan una vivienda en los listados de EMVICESA son lamentables”. El desbloqueo de esta situación, que tiene en vilo a los compradores “seria de justicia social y una prioridad del ejecutivo del señor Vivas para la defensa de todos los ceutíes”. Por todo ello piden a García que “intercedan y negocien directamente con el actual responsable de las 217 viviendas de Huerta Téllez , el SAREB (en referencia a la Sociedad de Gestión de Activos de la Reestructuración Bancaria (Sareb) conocida popularmente como ‘Banco Malo’), quien gestiona los activos de esta promoción que actualmente se encuentra en situación de bloqueo desde el año 2010 una promoción en la calle argentina cerrada a cal y canto pasto de robos y depreciación de la promoción”.

La promoción, relata el PDSC en su nota de prensa, empezó a construirse en el año 2007 , cuando EMVICESA cedió el terreno a la empresa sevillana Dolmen, que se comprometió a entregar las casas a sus propietarios en el año 2010 . Esta entrega nunca se produjo por la quiebra y concurso de acreedores. Seis años después, los propietarios siguen sin poder acceder a sus viviendas y no han podido recuperar el dinero invertido. “Estas casas cerradas a cal y canto sufren la depreciación y deficiencias de sus instalaciones ocho o nueve años después”.