BORRADA DE LA RPT

Una sentencia obliga a la Ciudad a anular la plaza 'a dedo' de oficial mayor

Una sentencia obliga a la Ciudad a anular la plaza 'a dedo' de oficial mayor
La secretaria del Ayuntamiento, María Dolores Pastilla, y la consejera de Economía, Hacienda y Administraciones Públicas, Kissy Chandiramani
La secretaria del Ayuntamiento, María Dolores Pastilla, y la consejera de Economía, Hacienda y Administraciones Públicas, Kissy Chandiramani  

El Juzgado número 1 de lo Contencioso Administrativo ha dado la razón a UGT y ha dejado sin efecto la decisión del Consejo de Gobierno del 9 de diciembre de 2015 de crear una plaza de Oficial Mayor, a modo de asistente de la Secretaría del Ayuntamiento y que el sindicato denunciaba que estaba hecha a medida de la actual secretaría,

María Dolores Pastilla. Una plaza que venía contemplada en la Relación de puestos de Trabajo (RPT) que este jueves primero de marzo ha presentado la Consejería de Hacienda a los sindicatos y que se han visto obligados a eliminar sobre la marcha poco antes de entregársela a las centrales sindicales.

La sentencia anula la plaza, entre otros motivos, al no ver sufrientemente motivada la libre designación, pues ello "no atribuye al órgano de decisión una especie de poder omnímodo a fin de decidir cómo tenga por conveniente, con olvido de que el servicio del interés público es la esencia y el fundamento del ejercicio de toda potestad administrativa”. Además, recuerda la sentencia, “el concurso es el sistema normal de provisión de los puestos de trabajo de los funcionarios con habilitación de carácter nacional”, y la posibilidad, de cubrir por el sistema de libre designación ha de ser “rigurosamente excepcional”, supeditada a que se acredite el carácter directivo de sus funciones o la especial responsabilidad que asume respecto a los puestos.

Falta de motivación

La motivación planteada por la Ciudad para justificar la necesidad y urgencia del puesto, tampoco convencen al Juzgado número 1 de lo Contencioso, que recuerda que la libre designación exige que, “en estos casos excepcionales, se haya de justificar y motivar, caso por caso, por qué debe utilizarse” y no bastan frases hechas y “fórmulas estereotipadas”: “Exige describir las concretas circunstancias y cometidos concurrentes en el puesto de que se trate que permitan valorar si es o no de apreciar en el mismo el carácter directivo o la especial responsabilidad de los que depende la validez del sistema de libre designación , y que no bastan a estos efectos fórmulas estereotipadas o la mera denominación aplicada al puesto".