"NUNCA HACEN LAS COSAS BIEN"

Una sentencia obliga a la Ciudad a sacar a concurso todos los puestos de superior categoría provisionales

Una sentencia obliga a la Ciudad a sacar a concurso todos los puestos de superior categoría provisionales
Archivo
Archivo  

Una sentencia, corroborada por el Consejo de Estado, obliga a la Ciudad a sacar a concurso todos los puestos de superior categoría provisionales tras la denuncia por irregularidad de la plaza de inspector de la Unidad de Proximidad y Atención al Ciudadano UPC de la Policía Local, que debería haber salido a concurso hace ya cinco años. La sentencia afectaría a otras seis plazas de superior categoría provisionales de la Policía Local y a otras tantas en el cuerpo de Bomberos.

La Ciudad y los sindicatos acordaron en la Mesa General de Negociación de 2013 la creación de una plaza de inspector de Policía Local para dirigir a los 36 agentes de la nueva  Unidad de Proximidad y Atención al Ciudadano (UPAC), la policía de proximidad. Una plaza de inspector de superior categoría que, de forma provisional, se adjudicó al funcionario con más antigüedad que, según estipula la Ley, la ocuparía durante un plazo de tres meses mientras se preparaba el correspondiente concurso de promoción interna.

Pero pasaron los meses y los años sin que saliera a concurso y el asunto terminó en los tribunales tras la denuncia particular de un agente que se sintió agraviado y al que la Justicia ha terminado por dar la razón, obligando a sacar a concurso la plaza de inspector de la UPAC. Una sentencia que, además, ha corroborado el Consejo de Estado cuyo dictamen, aunque no es vinculante, suscribe punto por punto la sentencia y recuerda que afecta también a otras seis plazas de superior categoría provisionales de la Policía Local y a otras tantas en el cuerpo de Bomberos, según cálculos de los sindicatos.

Una noticia, explican fuentes sindicales, que ha corrido como la pólvora en el cuerpo de Policía Local y también entre los bomberos. Un nuevo problema para el área de Recursos Humanos que tiene que sacar a muy corto plazo varias plazas de promoción interna a concurso por no haberlo hecho en su momento.  “Nunca se hacen las cosas bien”, lamenta José Antonio López, secretario general de la sección sindical del Ayuntamiendo de CCOO, “entonces no se hizo bien, como no se hace nunca”

La sentencia, fruto de una denuncia individual, es un charco más en la gestión de los Recursos Humanos de la Ciudad, que aún tiene empantanada la relación de Puestos de Trabajo (RPT), que no logra sacar adelante, o la negociación del proceso de consolidaciones, que avanza lentamente, sin olvidar las amenazas latentes de un otoño caliente, en protesta por la propuesta de plan de pensiones que ha ofrecido la Ciudad para cumplir con la subida salarial que entró en vigor este verano.