RPT

Los sindicatos rechazan "consolidar 30 años de amiguismo" en la Ciudad "ahora que se sabe lo que cobran todos"

Los sindicatos rechazan "consolidar 30 años de amiguismo" en la Ciudad "ahora que se sabe lo que cobran todos"
López, Antúnez y Ramos, este miércoles, en rueda de prensa.
López, Antúnez y Ramos, este miércoles, en rueda de prensa.  

Los delegados de UGT, CCOO y CSIF programan pitadas ante la Asamblea para este jueves y este viernes a las 9.30 horas con el propósito de "reflejar el malestar" de la plantilla de la Administración local con la Relación de Puestos de Trabajo que el Gobierno de Vivas pretende aprobar ya "sin negociación", "la gota que ha colmado el vaso" tras dos años de "imposiciones" y "mentiras".


Los delegados de UGT, CCOO y CSIF en la Junta de Personal y el Comité de Empresa de la Ciudad saldrán este jueves y este viernes a las 9.30 horas a las puertas de la Asamblea para, silbato en la boca, dejar patente su oposición a que el Consejo de Gobierno apruebe "sin negociación" una Relación de Puestos de Trabajo (RPT) para la Administración autonómica que venga a "consolidar 30 años de injusticias y amiguismo".

Si el Ejecutivo de Vivas persiste en la "unilateralidad" el tema acabará en los Juzgados porque los sindicatos están seguros de que se han cometido "muchos errores" legales y procedimentales por los que pillar al Gobierno en un renuncio susceptible de dar al traste con el documento que ha permitido a los empleados públicos "saber lo que cobra el de al lado".

"Después de tres décadas de desequilibrios funcionales y retributivos ahora quieren aprobar una 'fotografía' que, aunque es incompleta y con muchos errores, refleja que hay espacios en los que todos los trabajadores cobran distintos complementos específicos", han denunciado José Miguel Antúnez (UGT), José Antonio López (CCOO) e Iván Ramos (CSIF), que consideran el conflicto de la RPT "la gota que ha colmado el vaso" de dos años de "imposiciones" y "mentiras" por parte de un Ejecutivo que "todavía no ha sido capaz de empezar a hablar de las consolidaciones varios meses después de firmado el acuerdo".

"Si los responsables de Recursos Humanos no sirven para hacer su trabajo deben ser cesados y sustituidos", han advertido los representantes sindicales, que van a empezar a "joderle el día a día" al Gobierno a la espera de si consuma su amenaza de aprobar "sin negociación" y sin llevarla al Pleno su RPT, algo que a su juicio vulnería la Ley de Bases de Régimen Local o el EBEP, entre otras disposiciones legales y normativas.

Según los sindicalistas, la parte social no votó en la Mesa Negociadora el documento presentado por el Gobierno "y dudamos que el director general de Recursos Humanos, Francisco Díaz, pueda hacerlo por los otros ocho miembros de la misma". Primer supuesto vicio legal. Tras ese, "no hay una Comisión de Valoración que haya trabajado sobre criterios marcados por la Mesa como prescribe el Reglamento de 2014, no se ha dado trámite de audiencia, se trata de una competencia indelegable en el Consejo de Gobierno, etcétera".

"Una RPT es un expediente administrativo que hay que abrir e incoporar informes de Intervención y Secretaría General que no existen... Además, es un error garrafal aprobar un documento que disgusta al 95% de la plantilla", han criticado los sindicatos, que consideran que sería "un buen gesto" que el Ejecutivo plegase velas, como ha dejado entrever Vivas que se hará si no es trámite imprescindible aprobar una RPT para después negociarla, algo que a UGT, CCOO y CSIF le parece empezar la casa por el tejado, y ofreciese "un calendario de negociación".

El dinero, estiman los sindicatos, no es problema porque "la Relación de Puestos de Trabajo es mucho más que eso en el ámbito funcional y de movilidad". Mientras el Ejecutivo parece preocupado por los mejores pagados, quienes perciben complementos específicos de hasta 2.500 euros (a los que se suman, obvio, el resto de retribuciones), las centrales alegan que "no es cierto que queramos quitarle remuneraciones a nadie cuando existen Complementos Personales Transitorios para evitarlo" y ponen el foco en el otro lado de la balanza, en quienes los tienen más exiguos y, sobre todo, desequilibrados con otros compañeros que hacen las mismas funciones.

Preguntados por a qué atribuyen las prisas del Gobierno por aprobar formalmente ahora la RPT de la que carece la Ciudad desde 1984, los comparecientes han alertado de que con ese paso se pondría fin a las reclamaciones que los trabajadores están ganando en los Juzgados en materia retributiva. "Consolidaría el despropósito existente sin negociación y con un documento improvisado", han resumido.