SELECCIÓN

Solo uno de los aspirantes a bombero fue excluido por causa médica, el resto por problemas de documentación

Solo uno de los aspirantes a bombero fue excluido por causa médica, el resto por problemas de documentación
Los bomberos, en un simulacro, preparan la zona en la que se ha registrado una explosión de gas.
Los bomberos, en un simulacro, preparan la zona en la que se ha registrado una explosión de gas.  

El exigente proceso de selección para cubrir las diez plazas de bombero de la Ciudad de Ceuta ha dejado fuera a las primeras de cambio, en el informe médico, a casi dos tercios de los aspirantes. Pero no por cuestiones clínicas, sino por problemas con la documentación, en su mayoría simplemente por no presentarla. De los 125 aspirantes, solo uno ha sido declarado no apto por motivos médicos.

Dejando fuera a los que ni siquiera  presentaron la documentación requerida, 58 de los 125 iniciales, y otros tres que, aunque si la presentaron, no se personaron a la cita con el servicio médico, de los 64 restantes, 48 han resultado aptos y 16 no aptos. Pero solo uno por detectarse situaciones clínicas de las tipificadas como motivo de exclusión en las bases, los 15 restantes por “no presentar la documentación requerida en la forma adecuada”.

Una documentación exhaustiva que incluye analíticas de sangre y orina, test de agudeza visual, electrocardiograma, espirometría, audiometría y una informe de la situación clínica del aspirante. Todo ello fechado, sellado y firmado por un médico colegiado en ejercicio, informes médicos que deberán tener una antigüedad máxima de tres meses. Requisitos demasiado exigentes, según fuentes sindicales consultadas que recuerdan que los sindicatos pusieron pegas en este capítulo por las trabas que puede suponer.

Aspirantes consultados por Ceuta al Día y fuentes sindicales confirman que el informe médico supone un quebradero de cabeza en el proceso. Y no solo por los trámites burocráticos y los requisitos. Los tres meses de antigüedad máxima del informe médico obligan en la mayoría de los casos a recurrir a la medicina privada y al desembolso de más de 400 euros ya que, aunque puede recurrirse a la Seguridad Social, los plazos de espera, en ocasiones de meses, no lo hacen viable.  Aunque hay quien lo hace por la Seguridad Social, precisan fuentes sindicales. Y con las firmas, las fechas y los sellos necesarios en regla. “A uno lo echaron para atrás porque el informe médico había caducado cinco días antes”, explica un aspirante a bombero.

Desde el Gobierno, Jacob Hachuel, consejero de Gobernación, recuerda que “es la documentación que decidió el tribunal que se necesitaba. Exigente o no, no lo sé, pero en cualquier procedimiento administrativo hay un plazo para subsanar errores