ENCOMIENDA

Tragsatec volverá a encargarse de la plantilla de monitores de natación del Guillermo Molina

Tragsatec volverá a encargarse de la plantilla de monitores de natación del Guillermo Molina
Polideportivo Guillermo Molina
Polideportivo Guillermo Molina  

El Consejo de Gobierno ha dado luz verde este viernes a una nueva encomienda a la empresa pública Tragsa, en este caso a su filial Tragsatec, para la contratación de los monitores de natación del pabellón deportivo Guillermo Molina. El contrato, de 12 meses de duración, incluye a 13 técnicos, un coordinador y un jefe de servicio, tendrá un montante global de 450.000 euros anuales. La encomienda de un año puede ser renovado por el mismo período de tiempo.


La situación de los trabajadores de este servicio del polideportivo, sujetos un contrato externalizado, ha estado envuelta en polémicas desde 2018 por los conflictos entre el ICD y la empresa adjudicataria, que prestaba este servicio por dos millones de euros. La empresa ‘Arasti Barca’, la prestataria hasta entonces del servicio para el Instituto Ceutí de Deportes (ICD), presentó una enmienda al Presupuesto de la Ciudad reclamando que en el documento se incluyese la partida necesaria para “garantizar el cumplimiento de las obligaciones que el ICD mantiene” con la sociedad, que cifraba en 1,6 millones.

Según denunció el Movimiento por la Dignidad y la Ciudadanía (MDyC), solo en el mes de mayo, el ejecutivo local ha debido abonar a la empresa Arasti Barca M.A. S.L. obligado por los Juzgados la cantidad de 61.823,66 euros, por las distintas demandas que la empresa adjudicataria del contrato de monitores de natación tiene interpuesta al Ayuntamiento por la falta de pago de sus servicios. Unos servicios que prestó desde el año 2015 hasta el 2018, en que se realizó una encomienda de gestión a la multinacional TRAGSA, sin contrato, que ahora se ha vuelto a renovar a través de su filial Tragsatec.   

Tragsatec volverá a encargarse de la plantilla de monitores de natación del Guillermo Molina