PROBLEMAS ESTRUCTURALES

UGT y CCOO denuncian el "deplorable estado" del centro de drogodependencias

UGT y CCOO denuncian el "deplorable estado" del centro de drogodependencias
Foto cedida
Foto cedida  

Las secciones sindicales de CC.OO. y UGT quieren denunciar públicamente el "deplorable" estado en el que se encuentran las instalaciones del Centro de Drogodependencias en el Morro, que "desde hace más de una semana sufren problemas muy graves en la estructura básica del edificio, sobre todo el techado, el cual ha desaparecido en algunos departamentos a raíz del temporal y del mal estado en el que se encontraban previamente", explican.

"Este problema se ha ido agravando por el poco o ningún interés que ha puesto la consejería en intentar darle una ubicación decente desde hace varios años."

Los empleados comunican a la Administración esta situación el pasado lunes 5 de marzo, pero no es hasta el miércoles día 7 cuando aparecen por las instalaciones miembros del cuerpo de bomberos, que inician actuaciones para empezar a reparar los graves problemas junto con los operarios de OBIMACE, relatan las centrales sindicales en un comunicado conjunto, añadiendo que "esa misma tarde dejan de trabajar por problemas de seguridad y dichos operarios no pueden seguir adecentando las instalaciones del Centro de Drogodependencia perteneciente a la Consejería de Sanidad, Servicios Sociales, Menores y Igualdad. Esta situación a día de hoy, martes 13 de marzo, es de total inactividad en cuanto a reparaciones se refiere. La única respuesta obtenida de la Administración ha sido que en breve se procederá a tapar los boquetes de gran tamaño en el techado con plafones de plástico, siendo suficiente para que los empleados públicos puedan regresar a trabajar en dichas instalaciones".

En medio de toda esta situación se decidió por parte de la Administración dar traslado a todo el personal a las oficinas de Drogodependencia que hay en el Edificio " La Reina".Los sindicatos lamentan que por parte de la Ciudad no se ha proporcionado ayuda alguna en ese traslado, siendo los propios trabajadores los que han tenido que encargarse de ello. "Una vez ubicados en dichas oficinas, la situación que se sufre es de total hacinamiento en dos despachos que no reúnen las condiciones mínimas, por su escasez de espacio, para poder garantizar las medidas adecuadas de seguridad e higiene sanitaria propias de un servicio tan delicado como el que se presta".