RPT

UGT reitera a la Delegación las carencias de la prisión y espera que se solucionen tras el compromiso de Mateos

UGT reitera a la Delegación las carencias de la prisión y espera que se solucionen tras el compromiso de Mateos
Yolanda Aparcio y Mohamed Haidor con Salvadora Mateos eseta semana.
Yolanda Aparcio y Mohamed Haidor con Salvadora Mateos eseta semana.  

Dos representantes de la Federación de Servicios Públicos de UGT, Yolanda Aparicio y Mohamed Haidor, este último pertenenciente a Prisiones, han reiterado ante la delegada del Gobierno en Ceuta, Salvadora Mateos, las carencias que sufre la nueva prisión de Ceuta, especialmente las que atañen al personal en una reunión mantenida esta misma semana tras el amago de motín sufrido recientemente. En un comunicado de prensa UGT, muestra su confianza en que las medidas necesarias, que ya se le expusieron a Mateos nada más tomar posesión de su puesto llegarán, aunque el deseo del sindicato es que “ocurra a la mayor brevedad posible”.

Y es que UGT ha reiterado públicamente lo que la propia Mateos pudo ver de primera mano en una visita al centro el pasado mes de abril. Esto es, múltiples carencias que fuerzan incluso, según denuncia el sindicato, a incumplimientos legales.

Para el sindicato los problemas “están derivados de la falta de personal, ante la no aprobación por parte de la Administración de una Relación de Puestos de Trabajo acorde a las necesidades del centro penitenciario”, una vieja demanda de UGT, anterior incluso a que el centro abriera.

“Tras una inversión de 150 millones de euros –la más alta invertida en Ceuta- tenemos una infraestructura moderna pero infrautilizada por una cicatería absurda en materia de personal, que afecta a todas las áreas y servicios del centro, hecho tal que ninguno de los gobiernos que se han sucedido en estos dos años, ha podido o querido solucionar”.

UGT le ha insistido a Mateos en la necesidad de contar con más medios humanos para poder lograr la apertura de nuevos módulos y talleres ocupacionales. El sindicato ha recordado de que de los 8 módulos residenciales sólo están operativos 2, lo que conlleva una sobreocupación con más de 130 internos en cada uno de los módulos y a cargo de ellos “dos funcionarios en el mejor de los casos. Ello ocasiona que los internos estén hacinados, sin separación ni clasificación alguna, en una clara vulneración de la Ley, y facilitando la aparición de incidentes regimentales, unos de conocimiento público y otros, no, solventados por unos trabajadores públicos que, pese a su profesionalidad, se ven cada día más sobrepasados”.

Delegación no se ha dormido desde que tuvo conocimiento de la situación y le ha explicado a UGT los pasos dados, según relata el propio sindicato. Pasos que habrían chocado con la natural burocracia y la exigencia de que muchas de las medidas sean tomadas y aprobadas por diferentes departamentos y siempre condicionados por la dotación económica. Aún así, el tono de la nota de UGT, parece algo optimista con la soluciones que han de llegar.