Vivas dice que sin el apoyo del Estado se doblaría el precio del agua, que ya es el cuarto más alto de España

Imagen del momento de la firma del convenio en el Salón del Trono.

La consejera de Economía, Hacienda, Administración Pública y Empleo, Kissy Chandiramani, y el secretario de Estado de Hacienda, José Enrique Fernández de Moya, han firmado este miércoles en presencia del presidente de la Ciudad, Juan Vivas, el convenio de colaboración por el que el Estado financia parcialmente, con casi 4 millones de euros los costes de funcionamiento de la planta desalinizadora, lo que permite al Ejecutivo local no prescindir de otros gastos, no renunciar al suministro "durante las 24 horas" y no "doblar" el importe de las facturas que pagan los consumidores locales, el cuarto más alto de todo el país en coste unitario de abastecimiento según el último informe del Consejo General de Economistas.

Tanto el presidente ceutí como el secretario de Estado han destacado la trascendencia del acuerdo suscrito en el Salón del Trono, “porque formaliza y materializa el compromiso del Gobierno de la Nación” para atender un servicio básico, ha subrayado, para recordar que se trata de un convenio que el Gobierno de Mariano Rajoy recuperó en 2012 y que de no haberse retomado hubiera obligado a la Ciudad a tomar decisiones drásticas en cuanto al abastecimiento de agua a la población: “hubiéramos tenido que renunciar a las 24 horas de agua al día, un logro que tanto nos costó alcanzar, o bien duplicar la tasa que pagan los ceutíes o renunciar a otros servicios básicos para suplir los cuatro millones que, procedentes del Gobierno, no vendrían a atender nuestras necesidades en esta materia”, ha explicado el presidente.

Para Vivas, que ha vuelto a deshacerse en elogios hacia el Gobierno central del PP, la rúbrica está "cargada de simbolismo porque detrás está, de manera rotunda y categórica, el compromiso de Mariano Rajoy de garantizar unos servicios públicos en Ceuta que sean equiparables a los del resto de España.

El jefe del Ejecutivo ceutí ha agradecido al secretario de Estado su visita y le ha definido como una persona “leal” con el cumplimiento del deber, con una actividad brillante en muchos ámbitos del servicio público y ha puesto de relieve la actitud permanente “de colaboración, de solidaridad, de sensibilidad y de compromiso con esta ciudad que tanto se lo merece y que es de justicia” tanto por su parte como por el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro.

Fernández de Moya también ha aludido al "compromiso" del Gobierno de la Nación con Ceuta “ciudad hacia la que debemos una sensibilidad especial, igual que a Melilla, y más en un ámbito tan importante como es el de las infraestructuras hidráulicas”. Al igual que el presidente, para el secretario de Estado, el convenio pone sobre el papel y materializa el compromiso que el Estado tiene con los ceutíes y ha querido poner en valor la importancia de la “plena” lealtad como pilar fundamental de entendimiento entre las administraciones.