Resonancia magnética: ¿es una prueba asequible para todos?

Resonancia magnética: ¿es una prueba asequible para todos?
Resonancia magnética: ¿es una prueba asequible para todos?
Resonancia magnética: ¿es una prueba asequible para todos?  

Más allá del análisis de sangre, hay algunas pruebas clínicas que debemos realizar de vez en cuando para garantizar que no tenemos problemas de salud. Una de ellas es la resonancia magnética, que nos permite ver los órganos y tejidos del interior del cuerpo. En la entrada de hoy, te explicaremos qué es, por qué es tan necesaria y cómo hacer una resonancia magnética por un precio asequible.

La resonancia magnética nuclear (RMN) es una prueba diagnóstica por la cual se obtienen imágenes del interior del cuerpo a través de imanes y ondas de radio. Es una técnica que proporciona diagnósticos detallados y precisos.

La suelen solicitar los especialistas médicos cuando sospechan de alguna enfermedad en el interior del cuerpo, como aneurismas, tumores y traumatismos.

La ventaja de la resonancia magnética para el paciente es que se trata de una prueba no invasiva, que no causa dolor ni tiene efectos secundarios.

La prueba se realiza dentro de una máquina que emite el campo magnético. El paciente entra en una camilla y debe permanecer allí hasta que termine. En caso de que el paciente sea claustrofóbico, se le suministrará un sedante para que pueda realizar el examen.

¿Por qué se realiza?

La resonancia magnética emite imágenes de alta resolución del interior del cuerpo. Estas imágenes permiten diagnosticar varios problemas que, de otra manera, pasarían desapercibidos.

Es una gran aliada en la lucha contra el cáncer, porque permite detectar varios tipos de tumores malignos. La prueba también ayuda al especialista a decidir cuál es el mejor tratamiento para cada caso.

Hay varios tipos de resonancia magnética, dependiendo del tipo de patología que se quiera diagnosticar o descartar. Por ejemplo, si el paciente presenta problemas en la parte baja de la espalda, se hará una resonancia en la región lumbar. Si, por el contrario, sufre molestias en la zona del cuello, se llevaría a cabo una resonancia magnética cervical. También es posible hacer un diagnóstico en la región de la cabeza para detectar posibles problemas neurológicos o infecciones y hemorragias en el cerebro. La resonancia magnética también es capaz de detectar patologías en la región del abdomen y del tórax. En estos casos, es posible ver a través de las imágenes si hay algún problema en los pulmones, intestinos, páncreas, corazón, etc.

¿Es cara la resonancia magnética?

La resonancia magnética es una prueba que puedes conseguir gratuitamente a través de la seguridad social. Sin embargo, al solicitarla por la medicina pública, tendrás que esperar hasta que te llamen. Pueden tardar semanas e, incluso, meses.

Otra forma es solicitarla a través de la medicina privada. Para eso, tienes dos opciones. La primera sería hacer un seguro médico y pagar una cuota mensual. Es una opción cara para quienes solamente quieren hacerse una prueba. La segunda forma es pagando solo por el examen. Puedes hacerlo a través de algunas plataformas intermediarias, donde puedes conseguir precios que van desde 45 € hasta 90 €.

En definitiva, se trata de un examen diagnóstico que está al alcance de todos, ya que el coste es asequible.