INSTRUCCIÓN

El 'caso Emvicesa' suma nueve investigados más por un presunto delito de tráfico de influencias

El 'caso Emvicesa' suma nueve investigados más por un presunto delito de tráfico de influencias
Imagen de recurso.
Imagen de recurso.  

Citan a declarar en una pieza separada de la macrocausa a la ex consejera de Fomento, un director general de la Ciudad Autónoma, el antiguo representante de Ciudadanos (Cs) en la Comisión Local y el Consejo de Administración de Emvicesa, adjudicatarios de viviendas en distintas promociones, etcétera, tras el análisis del contenido del Whatsapp de Antonio López.


La relación de personas citadas por la instructora del 'caso Emvicesa' en calidad de investigados sigue creciendo y cuando llegue Navidad ya habrán sido más de sesenta, en origen por supuestos delitos de prevaricación, malversación, falsedad documental, integración en organización criminal y/o cohecho. El último informe de la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (UDYCO) y la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Jefatura Superior de la Policía Nacional sobre el contenido del teléfono móvil de Antonio López ha dado pie a la Fiscalía a interesar la llamada a otros ocho supuestos 'clientes' del ex gerente por presunto cohecho y a la apertura de una pieza separada en la que se indaga un tipo, el de tráfico de influencias, que ya se atribuía indiciariamente entre otros al propio López.

Los citados a testificar como investigados por ese supuesto ilícito son ocho, desde la ex consejera de Fomento, hasta un drector general de la Ciudad Autónoma pasando por un ex representante de Ciudadanos (Cs) en el Consejo de Administración de Emvicesa y en la Comisión Local de la Vivienda, una asesora del Ejecutivo de Vivas, adjudicatarios de viviendas (incluso por sorteo) en distintas promociones de la ciudad, un conocido abogado...

Todos ellos, según las fuentes consultadas, se cruzaron algún mensaje "con preguntas relativas a algún procedimiento o pidiendo que atendiese a alguien" con el ex gerente, el único que sigue en prisión provisional desde febrero como uno de sus tres supuestos 'conseguidores' tras la puesta en libertad de las otras dos personas inicialmente acusadas de jugar idéntico papel en una presunta organización criminal.

Para la Policía, tras el análisis del contenido de la aplicación Whatsapp de López "se atisban una serie de delitos como son el de cohecho y el de tráfico de influencias" y se ha conseguido identificar "a los presuntos autores de los mismos". "Igualmente", del análisis de las tarjetas de visita halladas en su domicilio (de Gregorio García Castañeda, el fallecido Pedro Gordillo, José Luis Morales, Francisco Sánchez Paris, un policía nacional...)  también deduce la existencia de "presuntos responsables del delito de tráfico de influencias".

A juicio de los agentes, con ambas fuentes "se evidencia que las viviendas eran entregadas mediante el tráfico de influencias, por lo que para esta instrucción no queda género alguno de duda en cuanto a que eran entregadas a personas que no tenían los requisitos exigidos ni pasaban el pertinente y legal proceso que debía llevar y que eran adjudicadas a cambio de dinero o arbitrariamente a través del tráfico de influencias".

A ojos de alguna de las defensas personas el momento del enjuiciamiento de la presunta trama "aparece todavía lejano" tras más de dos años de instrucción y "no es descartable que la competencia resulte ser del Tribunal del Jurado".