PIDIÓ QUE DESTITUYERA A LÓPEZ

González Barceló alertó a Vivas hace al menos 6 años de que las VPO se “compraban”

González Barceló alertó a Vivas hace al menos 6 años de que las VPO se “compraban”
González Barceló, con su teléfono móvil, en un Pleno.
González Barceló, con su teléfono móvil, en un Pleno.  

Jesús González Barceló, gerente del Partido Popular de Ceuta entre 2004 y 2015, diputado autonómico entre 2011 y 2015 y actual asesor del presidente de la Ciudad, Juan Vivas, alertó hace entre seis y siete años al líder del Ejecutivo local de que algo olía muy mal Emvicesa. “Yo le pedí al presidente en 2010”, reza su versión más concreta, “que lo quitara [a Antonio López] y le dije 'Juan, que aquí en las casas tó el mundo no para de hablar que se están comprando y he llegao a llevarle a Susana a un policía de... yo yo... Si es que yo era de los que delataba esto y no me hicieron caso de quitarlo y ahora me veo yo jejeje, yo que he pedio que lo quiten, yo, yo que le he llevao a Susana un policía al que le habían pedio dinero, yo, yo se lo llevé cuando ella era consejera”.

El presidente y su Gobierno no han dejado de defender durante los últimos meses que lo más que supieron de la supuesta corrupción con las VPO fue un “runrún” pero nunca “pruebas”.

“Le dije en 2010 'quítalo que fíjate lo que hay' y dijo 'Jesús no veas el escándalo que podía saltar”, fue la respuesta del presidente, que siguió confiando en López hasta 2015, cuando no le incluyó en las listas del PP y posteriormente tampoco le dio puesto alguno de designación política. “Llevo 20 años oyendo que en Ceuta se venden viviendas pero no creo que el presidente me haya creído: hay personas más relevantes que yo a las que habrá hecho caso”, testificó en el Juzgado.

Así lo recordó a mediados de diciembre pasado González Barceló en la conversación telefónica, intervenida por la Policía y recogida en el sumario del 'caso Emvicesa', que mantuvo con su pareja para informarle de que acaba de ser citado judicialmente “por el tema de... No sé, pone Antonio López tal, pues debe ser por el tema de las viviendas”.

Desde ese día, el asesor de Vivas mantuvo una frenética cadena de llamadas y mensajes sobre el asunto, que entendía motivado porque: 1) “yo le pedí a este [López] favores de que ayudara a

gente con las viviendas y le mandao whatsapps y que a este tío le hayan cogido las comunicaciones y que hayan visto que yo le mandaba pidiéndole que le dieran casa a esa gente”, según su relato siempre sin dinero de por medio; o 2) “Frugui chico' [uno de los tres supuestos conseguidores de López encarcelados] me ha traído nombres”.

González Barceló apostó, o así decía querer hacer, por “decir la verdad”. A tal efecto intentó contactar con Francisco Márquez, antiguo consejero y ex diputado nacional: 'Paco me van a llamar a declarar al juzgado y necesito hablar contigo, para decir toda la verdad tengo que pedirte permiso a conversaciones mantenidas entre tú y yo, cuando yo te pedía que destituyeras a Antonio López por su gestión de Emvicesa”.

Suspicaz, llegó a temer que López le acusase de “presionarle” como gerente del PP llevándole “nombres” para adjudicar casas. “A lo mejor él está enfadao porque yo le pedí, que es por lo que quiero hablar con Paco Márquez, porque yo le pedí a Paco Márquez, que lo destituyera, le pedí a Susana Román, que lo destituyera y le pedí a Juan Vivas que lo destituyera, a los tres”, alumbró como hipótesis en otra llamada telefónica.

“A lo mejor está ofendío porque le pedí a los tres que lo destituyan, puede ser y ¿por qué he pedio que lo destituyan? porque en la calle hay un runrún, que yo no digo que sea verdad, pero hay un runrún de que con este señor aquí se compraban casas y ya está, y por eso lo pido, no por otra, no te creas que lo pido por otra cosa, por eso y a lo mejor él está enfadao conmigo, puede ser”, añadió.

 

Márquez: "¿Dónde están las pruebas?"

El 4 de enero, en sede judicial, aseguró haberle pedido a Márquez “entre 2007 y 2011” que prescindiese de López. Le contestó que “dónde estaban las pruebas”. De forma contradictoria con sus llamadas telefónicas, defendió que solo avisó a Vivas “después de a Márquez en 2011”.

Ante la juez alegó no haber conocido “a nadie” que hubiese pagado por conseguir una vivienda pero repitió que un policía local le había advertido de que una persona le había pedido 3.000 euros por aparecer en una lista de adjudicatarios. Igualmente precisó que no había alertado a Vivas de tejemanejes con dineros y casas como asesor sino “antes” y apuntó que quizá por eso “se cambió al gerente de Emvicesa”.

Aunque no ha encontrado “indicios racionales de participación en los hechos investigados” del 'caso Emvicesa' (los investigadores le sitúan en sus informes muy cerca del "tráfico de influencias" por los "favores" que hacía), para la Policía es “contradictorio” que Barceló afirmase que “casi no tenía contacto” con López cuando le realizó “numerosas llamadas” mientras se le hizo seguimiento a sus comunicaciones. “Llama la atención que quiere defender a López cuando fue él quien pidió su destitución, hecho éste que le preocupa bastante que Antonio se entere que él mismo pidió su destitución”, remarca la UDYCO.