PIEZA SEPARADA

López y Edery dicen que su operación inmobiliaria en Alfau solo fue una "oportunidad"

López y Edery dicen que su operación inmobiliaria en Alfau solo fue una "oportunidad"
Imagen del inmueble sobre el que la Policía Nacional puso sus ojos tras el negocio de López y Edery.
Imagen del inmueble sobre el que la Policía Nacional puso sus ojos tras el negocio de López y Edery.  

"Una oportunidad". Y nada más. Ni comisiones ni chanchullos ni tráfico de influencias ni nada. Antonio López ha vuelto a los Juzgados este jueves para dar su versión sobre una operación inmobiliaria que alertó a la Policía Nacional en la que tuvo como socio a Elías Edery, que también ha declarado, y que ha dado pie a una pieza separada de la macrocausa del ‘caso Emvicesa’.

Ambos han dicho, según las fuentes consultadas por Ceutaldia.com, que en lo suyo no existió trato de favor, que el que fuera gerente de Emvicesa, viceconsejero y diputado autonómico tampoco se aprovechó de su condición. Que solo vieron eso, una “oportunidad” que aprovecharon para adquirir un inmueble del que posteriormente el ex cargo público se desvinculó por la vía rápida.

A los investigadores no les pareció tan inocente, ni mucho menos, sus tratos alrededor del número 10 de la calle Alfau, inmueble que se encontraba afectado por un expediente urbanístico abierto por la Ciudad con número 32.372/11. Hace cinco años, en enero de 2014, López y Edery lo compraron por el precio declarado de 250.000 euros.

En tres meses, López recibió de Edery 100.000 euros por su mitad y se libró de toda carga. Para la Policía esta operación fue “muy extraña y poco productiva” para el segundo ya que, además de entregar a los antiguos propietarios la cantidad inicial de 50.000 euros ‘regaló’ 100.000 al ex gerente de Emvicesa apenas tres meses después para hacerse con la mitad indivisa que adquirió junto a él y que no le supuso riesgo económico ni inversión alguna”. En Alfau se “presume”, dejó escrito la Policía en un informe, que pudo darse “la condonación de alguna deuda o al presunto pago de alguna comisión por una resolución injusta relativa a un expediente urbanístico”.

"Todo hace indicar", llegó a deducir la Policía sobre el comportamiento de López, "que a fin de introducir en el circuito legal del dinero todo o parte del capital presuntamente obtenido de manera ilícita, ha utilizado una dinámica muy usual y, por desgracia, extendida en nuestro país: que, al adquirir propiedades inmobiliarias, se haya puesto en connivencia con el vendedor para declarar un precio de compra venta inferior al real, siendo beneficioso económicamente para ambas partes".

En verano de 2017 el ex gerente ya declaró en sede judicial que esa y otras ‘brillantes’ operaciones inmobiliarias que hizo entre 2008 y 2014, sospechosas a ojos de la Policía de encubrir acuerdos para declarar importes muy inferiores a los reales o tapar ‘comisiones’, no fueron tal cosa sino el fruto de oportunidades fruto de “productos tóxicos bancarios” o compras soportadas por “créditos hipotecarios” en parte todavía vivos.

En ese marco situó, por ejemplo, la adquisición de sus áticos de Marbella en noviembre de 2012: dos plantas en Guadalpín por 410.000 euros pagando un 10% al contado sin financiación conocida y asumiendo una cuota mensual de más de 1.500 euros. A la UDYCO le llamó la atención que el precio de tasación fuese casi el doble (739.979,02 euros) que el declarado cuando lo usual es al revés.

Ático y garaje en Isidoro Martínez

Los investigadores recelaron también de la adquisición, en 2010, de un ático y un garaje en la calle Isidoro Martínez por parte de López a Hamadi Amar, descrito por la UDYCO como "persona con diversos antecedentes policiales y" que se ha encontrado relacionado con variedad de investigaciones sobre el crimen organizado de Ceuta. Hubo un "precio confesado" de 130.000 euros por la vivienda y de 20.000 por el aparcamiento. Un año y medio después, López vendió el ático por 175.000 euros y meses después permutó el garaje.

"Resulta cuando menos extraño que un constructor adquiera un garaje con un embargo total de 63.759,34 euros por 20.000 euros mediante permuta por otra de su propiedad con la misma superficie y situación, libre de embargos y valorándola en 8.000 euros menos que la adquirida, los cuales abona a Antonio López", se asombran los investigadores.

A su juicio "detrás de esta operación de permuta podría encontrase alguna presunta comisión o deuda que Hamadi debía abonar a López". Más rara es todavía la cuadratura del círculo "conociendo que 8 días más tarde de dicha permuta, López vende al matrimonio al que enajenó el sobreático la plaza permutada y valorada
inicialmente en 12.000 euros por 18.000".