“Yo soy el que le lleva votos al PP cuando hay elecciones”

Declaración del acusado en el Caso Emvicesa este pasado 19 de junio

Ni amigo de Antonio López, ni intermediario, ni nada de nada. A.A.M, trabajador de Obimace y conocido vecino de Hadú,  ni tan siquiera había escuchado rumores sobre la presunta compraventa de las viviendas de protección oficial de EMVICESA, suficiente tenía con su adicción a la cocaína. Su única culpa en todo este entramado es ser del PP. “Yo soy el que le lleva votos al PP en Hadú cuando hay Elecciones”.

“Yo soy el que le lleva votos al PP en Hadú cuando hay Elecciones”. Así lo afirmó una y otra vez en su declaración ante la juez del número 3, Raquel Luccini, en la instrucción del Caso EMVICESA. Fue su primera frase completa en su declaración ante la juez el pasado 19 de junio para desconcierto de la magistrada. ¿Cómo que quien lleva los votos?, preguntó Lucini: “Me encargo de lleva a gente a votar en los colegios (electorales) de Hadú, soy el responsable”, explicaba, “tengo muchos afiliados que son míos”. ¿Suyos?, preguntaba la juez sin salir de su asombro. “Míos porque yo los he afiliado”. Un procedimiento que el acusado, en prisión desde febrero, explicaba así: “Cuando uno se afilia al PP tiene dos firmas que afirman quien lo aporta, yo tengo cinco afiliados y cuando hay un Congreso y Juan Vivas se presenta o Pedro Gordillo en su tiempo, lo ayudamos”.

Todo lo demás lo niega: ni intermediario ni implicado, ni tan siquiera se da por enterado. Porque antes de ingresar en prisión ni tan siquiera había oído rumores de una trama de compraventa de VPO. “Yo vivo en mi mundo”, alega.  Y, por supuesto, jamás ha ofrecido cinco viviendas por 20.000 euros, un precio que, además, le parece un “chollo” teniendo en cuenta lo que ha leído en los medios de comunicación el tiempo que ha estado en la cárcel. Y si alguien le acusa, es simplemente porque está afiliado al PP: “Se han aprovechado de mí y de mi nombre porque estoy en el PP. Económicamente no me hace falta meterme en esto”, argumenta, recordando que cobra 1.600 euros como empleado de Obimace.

Pese a todo, otro de los acusados le señala como el intermediario con Antonio López, al que niega conocer solo como militante del Partido Popular y con quien como mucho ha intercambiado mensajes de texto “de fin de año”.  Sobre los motivos de quien le acusa lo tiene claro: “Es mi camello”. Y le debe 2.000 euros por 40 gramos de cocaína impagados. “Tengo deudas como todas las personas”, explica, pero bajo ningún concepto ha ofrecido viviendas ni recibido dinero por ellas y cualquier acusación sobre su implicación obedece a "represalias”. “Mi apellido es muy fuerte aquí, vende mucho y se han subido al carro”.