Las adaptación de las matemáticas al mundo tecnológico actual

Las adaptación de las matemáticas al mundo tecnológico actual
matemáticas
matemáticas  


Las matemáticas siempre ha sido una de las asignaturas más odiadas por los estudiantes, sobre todo por los de la ESO porque es obligatoria. El enfoque de las matemáticas está cambiando, nuevas herramientas han aparecido en los últimos años para hacer de esta materia una vocación

¿Por qué los estudiantes no se sienten motivados con la asignatura?

Sabemos que las matemáticas pueden volverse muy complicadas. No requieren un estudio memorístico, sino un aprendizaje que se centra en técnicas y estrategias relacionadas con la numerología y su resolución. El proceso es importante, pero si durante ese camino ha habido alguna equivocación, modifica el resultado automáticamente, convirtiéndolo en incorrecto. Las operaciones matemáticas son objetivas, pero todos podemos equivocarnos en los cálculos. Pese a este problema que nos afecta a todos, conocer los diferentes métodos de resolución es la clave para resolver cualquier operación matemática por difícil que sea.

Si bien hay que tener en mente que no todos pensamos de mismo modo, por lo que una técnica que para uno pueda ser resolutiva, para otro puede resultar complicada. La forma a la que llegamos a deducciones es muy variada, y ha de ser respetada mientras siempre y cuando tenga su lógica. El problema es que muchos Institutos que imparten matemáticas se centran en enseñar las operaciones o problemas mediante la resolución que los mismos profesores consideran apropiada, y no dan libertad al alumnado a que resuelvan los ejercicios del modo que más fácil les resulta. Esto crea una gran incomodidad para gran parte del alumnado, que considera la asignatura de matemáticas la más difícil de todo el currículum académico. No podemos comparar las matemáticas con otras asignaturas que requieren otro tipo de estudio. Cada materia tiene su complicación y sus implicaciones intelectuales.

Inculcar el amor por los números no sería tan difícil si el enfoque de aprendizaje se basara en la lógica y en la aplicación práctica de esos problemas matemáticos. Muchos estudiantes no entienden que importancia tienen los cálculos que requieren más de media hora de resolución. Nadie les enseña para que sirve cada operación realizada. Si se educara más el sentido que las matemáticas tienen para la vida, los estudiantes no tendrían tanto miedo de esta materia. Además, le encontrarían un sentido que podría motivarlos para adentrarse en su lógica, porque no olvidemos que las matemáticas son necesarias en nuestro día a día.

¿Cómo puedo mejorar en la asignatura de matemáticas?

Muchos estudiantes buscan ayuda fuera de las aulas porque no encuentran dentro de ellas el entendimiento que ruegan silenciosamente. Algunos padres optan por profesores particulares, pero otras no pueden permitírselo. Hoy en día el mundo online nos brinda oportunidades para aprender cualquier cosa, incluso matemáticas. Si estás buscando una web para aprender matemáticas, puede ayudar a alcanzar esa motivación que se ha perdido. En casa, sin que nadie que te mire y te diga ¨esto tienes que hacerlo así¨, con libertad de asimilar poco a poco y practicar tantas veces como quieras del modo que te resulte más fácil.

En ocasiones, los estudiantes se sienten muy presionados porque los adultos esperan que entiendan todo a la primera, sin darles un tiempo para procesar toda esa cantidad de información de manera masiva que les llega diariamente. Algunos no son capaces de soportar toda esa presión y necesitan más espacio para procesarlo sin tensiones.

Es importante aprovechar todos los recursos que tenemos en la actualidad. Aunque los padres se quejen de que los jóvenes pasen horas frente la televisión, el ordenador o el teléfono móvil, la tecnología nos ofrece muchas facilidades útiles para estudiantes que necesitan un refuerzo. La presión de las clases, los profesores particulares extra, la acumulación de exámenes y la presión de los padres hacen que los jóvenes cada vez tienen menos afinidad con la educación formal.

El Instituto no es un lugar atrayente sino todo lo contrario. La imagen que se ha creado de la educación desde el principio de los tiempos ha sido siempre aburrida, monótona y estricta. Las aulas no han cambiado desde hace cientos de años, todos sentados, callados ante un profesor subido en una tarima como una buena jerarquía autoritaria. Si Internet puede amenizar ese estancamiento que la educación está sufriendo, quizás deberíamos de aprovechar los beneficios que nos brinda. Para un estudiante, aprender mediante las tecnologías es mucho más atrayente que escuchar a un docente que no empatiza con ellos. Si las tecnologías pueden ayudar a facilitar el aprendizaje de un modo autónomo, no es tan mala idea que los estudiantes los utilicen. También deberíamos plantearnos si deberían estar más integradas en el aula, al fin y al cabo, estamos ante la era de la información y la tecnología. Si no adaptamos los centros educativos al entorno de los jóvenes de hoy en día, los perderemos definitivamente.