Por qué debes tener cuidado al elegir tu tienda de campaña

Por qué debes tener cuidado al elegir tu tienda de campaña
camping
camping  


Para una excursión, una temporada en un camping o para una escapada de fin de semana en plena naturaleza. Las tiendas de campaña son esas compañeras esenciales para cualquier viaje que implique descansar al aire libre. Un pequeño remanso de paz y protección para resguardarse y disfrutar del contacto directo con la naturaleza, aunque con seguridad.

Esa premisa es suficiente para que más de uno corra a una tienda para hacerse con una tienda, sobre todo si lleva tiempo viendo webs como www.toptiendasdecampana.com en busca de buenos modelos. Pero hay que ir con calma y mucho cuidado, sobre todo a la hora de elegir modelo.

¿Por qué? Porque se debe hacer una decisión acertada, escoger la opción más adecuada para luego no llevarse enfados. ¿Sabías que las hay de muchos materiales y formas distintas?, ¿que se deben tener en cuenta las estaciones en las que se van a usar o el tipo de clima? Todo eso se debe analizar previamente para no arrepentirse y tener que pasar por caja de nuevo.

¿Qué necesitas saber a la hora de elegir tienda de campaña?

Debes prestar mucha atención al escoger la tienda de campaña que vayas a comprar. La mayoría lo hace desde el desconocimiento y acaba teniendo algo que no sirve para lo que quería. Desde el tamaño hasta el material, debes ser observador y exigente cuando compres, procurando tener muy en cuenta lo que te vamos a explicar a continuación:

Tipos existentes

Uno de los primeros aspectos a controlar para no equivocarte al escoger es el tipo de tienda de campaña. Las hay de tipo túnel, alargadas como un cilindro; estructurales, con una parte sin suelo; canadienses, las tradicionales de forma triangular; y de tipo iglú, cuyo nombre lo dice todo.

Debes tener cuidado a la hora de escoger el tipo, porque cada uno tiene sus ventajas e inconvenientes. Quienes buscan amplitud y un resguardo exterior eligen la estructural, quienes prefieren pasar más tiempo dentro, la de iglú. Además, su tamaño también influye para tener más facilidades a la hora de encontrar un buen terreno en el que montarlas.

Número de estaciones

La pregunta que más preguntas genera, valga la redundancia, a la hora de comprar una tienda. Los vendedores suelen preguntar a los clientes por el número de estaciones para el que quieren sus tiendas de campaña, básicamente porque es lo que determina el tipo de material y las condiciones en las que mejor funcionan.

Las hay de tres, cuatro y cinco estaciones. El primer tipo es válido para primavera, verano y otoño; el segundo abarca todo el año y el tercero hace lo mismo, pero añade condiciones extremas, como tormentas fuertes. Ten esto muy en cuenta porque, si vas a acampar en un lugar famoso por sus grandes tormentas, ir con una tienda de tres estaciones hará que pases uno de los peores días de tu vida.

Montaje

Montar una tienda de campaña puede ser toda una odisea, y además una de lo más traicionera. No te dejes engatusar por aquellas que se montan lanzándolas al aire, porque luego recogerlas puede ser más aventura que tu estancia en la naturaleza.

Lo ideal es buscar algo que tenga varillas, ya que así queda bien reforzado y es más difícil que se desplome si el tiempo se complica. Del mismo modo, también es aconsejable que dichas varillas sean fáciles de montar y no haga falta demasiado equipo. Muchos se han desesperado al necesitar martillos y clavos adicionales que no tenían por ninguna parte.

Resistencia al agua

Imagina estar durmiendo y que empezara a caerte agua en la cara. La impermeabilidad de la tienda de campaña es algo absolutamente esencial, y de lo primero que tienes que preguntar a la hora de buscar un modelo.

Este factor se mide en milímetros de columna de agua, y lo mínimo exigible es de 1.500 mm. Si quieres algo que aguante mejor una tormenta o tiempo complicado, puedes buscarlas de 3.000 mm y, si ya, quieres algo para condiciones extremas, en lo más alto de las tiendas de cinco estaciones, entonces de 5.000 mm.

No pases por alto este valor, porque luego te puedes arrepentir muchísimo cuando llueva.

Ventilación

Seáis muchos o pocos, la tienda debe tener una muy buena ventilación con las ranuras, rendijas e incluso ventanas adecuadas. Cuando estés debatiéndote entre varias, fíjate bien en cuánta ventilación tienen y cuánto aire se puede mover en ellas, porque es algo también bastante importante.

De hecho, no compres nunca algo que no tenga mosquiteras. Si lo haces, tendrás que cerrar la tienda y lo pasaréis mal dentro. Una tienda debe ventilar bien, protegida con mosquiteras para que no entren insectos y se deje fluir el aire. Evita malos olores y condensación de vapor, entre otras cosas.

No es difícil tener esto presente a la hora de comprar, y las consecuencias de hacerlo son totalmente positivas. Si prestas atención y recuerdas lo explicado, no vas a tener problemas. Acertarás de pleno.