El mercado inmobiliario en Girona aumenta por encima de la media española

El mercado inmobiliario en Girona aumenta por encima de la media española
Casa de Girona en venta
Casa de Girona en venta  

La ciudad de Girona concentra alrededor del 10% de todas las operaciones de compra-venta dentro de la provincia, fenómeno que afecta a su vez a municipios vecinos, como Sant Gregori o Fornell de la Selva.

 


Esta zona es considerada como el Beverly Hills de Cataluña por el nivel alto de precios en que se cotiza, entre 50 y 100 € han aumentado los precios del alquiler en la esfera inmobiliaria de Girona donde cada vez es más difícil encontrar una vivienda disponible.

Una de las principales causas consideradas por los expertos es la presión que ejercen los estudiantes sobre el mercado, que durante el verano ocupan todas las ofertas de alquiler, durante el último verano varias empresas inmobiliarias se quedaron sin viviendas de 3 y 4 habitaciones que, usualmente, ofrecen a otro segmento poblacional.

Otra causa del alza de precios en los alquileres en Girona es un cambio en los propietarios de viviendas que han optado por la compraventa en detrimento del alquiler. Los expertos opinan que durante la crisis, muchas viviendas que no tenían éxito en el mercado de alquiler pasaban a la venta; en estos tiempos se ve algo similar, ya que hay más casas en Girona en venta que para alquilar actualmente.

Todos estos fenómenos hacen que sea más difícil conseguir casas en Girona de alquiler. La alta demanda de arrendamientos hace que cada oferta tenga más de 25 peticiones de media. Tampoco ayuda que muchas de estas visitas solo son atendidas si los que requieren ese alquiler son turistas, que suelen pagar mayores precios por menos tiempo de permanencia, un mercado en ascenso en la zona.

A su vez la ciudad de Girona es una de las ciudades con los precios más altos en nuevas construcciones, donde el metro cuadrado se cotiza alrededor de los 2.700 euros, en comparación con la provincia en general, donde los precios están rondando los 2.200 euros por metro cuadrado. Esto afirman estudios que dicen que las zonas turísticas presentan los precios más elevados por el enorme atractivo que ofrece para este colectivo que busca residencias vacacionales y paga significativos aumentos.

En estos momento,s la oferta, o para ser mas especificos, los propietarios de estas viviendas se frotan las manos viendo como tener una vivienda en estas ciudades afectadas por los aumentos, ha incrementado su rentabilidad, que sigue creciendo mes a mes. El ladrillo se ha convertido en la mejor inversión, ya sea a través del tan polémico arrendamiento a turistas, o en la vía del alquiler tradicional. Los inmuebles para este fin son escasos y los precios están por las nubes.

Si bien es cierto que la crisis provocó un desplome en la compra/venta, y se vio un aumento en los arrendamientos, España sigue siendo un país de propietarios, donde el porcentaje llega a un 79%. Esto significa poca oferta y gran demanda, y como en cualquier mercado donde los precios se mueven basados en la ley de oferta y la demanda, si hay más personas buscando vivir de alquiler y muy pocas ofertas en el mercado, inevitablemente los precios serán elevados.

Es alarmante la falta de viviendas para alquiler. La situación es tan desesperada en ciertas ciudades de nuestro país, que las viviendas son alquiladas en apenas horas después de colocar un anuncio en agencias o portales inmobiliarios.

Esta situación no es exclusiva en Girona, como hemos visto, varias ciudades como por ejemplo Ourense, la ciudad con el  mayor porcentaje de alquileres, donde alrededor de un 35% de las casas anunciadas en el mes de agosto fueron alquiladas en las primeras 24 horas. Números similares se manejan en Pamplona o Palma de Mallorca.

Los precios no están subiendo por la especulación, aunque siempre es un factor a tener en cuenta, sino por estar poniéndose al día después de una profunda crisis donde estuvieron congelados, y hoy por hoy se percibe un mejor escenario económico y un aumento de la capacidad adquisitiva, sobretodo en las capitales.

En cuanto al tema del alquiler turístico en Girona, es una cuestión polémica que empieza a ser alarmante, puesto que se ha visto la desaparición de gran parte del mercado de alquileres tradicionales, para dedicarlo a alquileres de temporada. Por ello, ante el gran aumento en las tasas de alquiler, en la capital de las Baleares, el ayuntamiento de Palma anunció la prohibición de dichos alquileres en toda la ciudad, teniendo como consecuencia multas de hasta 40 mil euros por saltarse la ley.

Según los expertos, se está viviendo una fase de recuperación económica, lo que hace que el aumento de los alquileres sea comprensible. También se está viendo un acenso en el mercado de la compra y venta de viviendas, sobre todo de segunda mano, pero claro está, que este es un movimiento muy contenido que nunca recuperará las cifras de hace 10 años.