Los préstamos rápidos online cada vez tienen una mayor versatilidad

Los préstamos rápidos online cada vez tienen una mayor versatilidad
Créditos rápidos por Internet
Créditos rápidos por Internet  


A día de hoy triunfar con un producto o servicio exige hacer gala de una gran versatilidad. Las compañías prestamistas lo saben, por lo que no dudan en ofrecer un amplio catálogo de soluciones financieras. ¿El objetivo? Captar más clientes potenciales, beneficiándose así las dos partes.

Pero, ¿a qué nos referimos al hablar de lo versátiles que son? Básicamente a la capacidad de adaptación en base a las necesidades que presentan los usuarios. Antaño existían pocos tipos de préstamos, pero en la actualidad los créditos rápidos por Internet tienen características muy distintas unos de otros.

Productos para primerizos

En Ceuta es difícil dar con individuos que nunca hayan tenido problemas económicos que surgieran repentinamente, acarreando que se vieran obligados a recurrir a una solución financiera de urgencia. Sin embargo, algunos hay.

Para llamar su atención, los prestamistas llevan a cabo una estrategia de marketing que consiste en ofrecer préstamos a coste cero. Has leído bien: no hay que pagar por ellos.

¿Cómo es posible? Básicamente es fruto de que no tienen intereses. Por supuesto, solo pueden aprovecharse de ellos quienes nunca antes habían solicitado un producto financiero a la entidad prestamista en cuestión.

Algunos de estos créditos, concretamente los que aparecen tras hacer clic en ‘Mostrar sólo créditos gratuitos’, son ideales para los primerizos que en el pasado no recurrieron a dichas alternativas.

¿Por qué se trata de una estrategia de marketing? Ponte en situación: pides un préstamo que no tiene intereses de ningún tipo. Devuelves la cantidad y, efectivamente, la empresa no ha ganado nada prestando el dinero. Sin embargo, en un futuro vuelves a tener necesidades monetarias y acudes nuevamente a la misma compañía. A partir del segundo crédito ya se aplicaría un porcentaje de TAE/TIN.

Créditos de considerable cuantía

Los préstamos de bienvenida como los que hemos detallado en anteriores párrafos, en líneas generales, acostumbran a proporcionar una pequeña cantidad: 300 o 500 euros. Aunque puede conseguirse más dinero sin intereses, no es lo habitual. Pero, ¿y si un consumidor necesita una mayor inyección de liquidez?

En ocasiones no basta con varios centenares de euros para poner en orden la situación económica de una persona o familia. Es entonces cuando, de nuevo, vuelve a hacerse patente la capacidad de adaptación de los prestamistas. Por ejemplo, la compañía conocida bajo el nombre de Monedo ofrece créditos de hasta cinco mil euros.

De esta manera se convierten en productos financieros que logran amoldarse a la necesidad de cada tipo de consumidor. Aquel que pretende contratar un viaje vacacional sin tener el dinero, así como quien desea adquirir un vehículo pero solo cuenta con la mitad del importe o incluso menos… cualquier usuario ve satisfechas sus necesidades, aunque para tal fin es esencial hacer uso de un comparador.

Solo de esta manera es posible consultar las condiciones y características de los créditos más relevantes del momento sin que ello exija perder muchas horas. Al desglosarse toda la información de importancia en cómodas tablas, la labor finaliza en un tiempo récord.

Período de devolución adaptativo

Es innegable que los prestamistas, al ser empresas privadas, viven esencialmente de los intereses que les son ingresados junto a la devolución del dinero prestado. Pero con tal de obtener beneficios es fundamental que logren cobrar la inmensa mayoría de créditos.

Antiguamente la tasa de impagos era bastante elevada, pero en los tiempos que corren ha ido reduciéndose de forma paulatina. Una de las claves guarda relación con el período de devolución, el cual por parte de algunas compañías es de carácter adaptativo.

Por ejemplo, al contratar una solución financiera con Creditea inicialmente se establece un límite para retornar el importe. Supongamos un total de tres meses. Pero tras haber transcurrido dicho período, el consumidor se da cuenta de que en ese instante le es imposible devolverlo.

Es entonces cuando, negociando con la entidad, puede existir la posibilidad de modificar los plazos, ampliándolos con el principal objetivo de que tarde o temprano se acabe recibiendo el dinero.

Dicha actitud era impensable en décadas anteriores, pero el aumento de la competencia ha dado pie a que los prestamistas tengan que mostrarse más flexibles si quieren hacerse con una mayor cuota de clientes en comparación con otras empresas del sector.

Rapidez las 24 horas del día

Por mucho que varíen las necesidades de los consumidores, todos ellos están cortados por un mismo patrón: requieren celeridad a la hora de recibir los préstamos. Indistintamente del motivo que les lleve a necesitar una inyección de liquidez, casi el cien por cien de casos exigen una transferencia bancaria que llegue cuanto antes.

Las compañías de créditos son conscientes de ello, por lo que no dudan en mantenerse operativas durante las 24 horas día tras día. El objetivo es claro, consistiendo en lograr que cualquier solicitud se apruebe casi al instante y en menos de quince minutos sea tramitado el préstamo a través de Internet.