La tecnología, cada vez más presente en los medios de transporte urbanos

La tecnología, cada vez más presente en los medios de transporte urbanos
hoverboard
hoverboard  

Los motores de combustión están quedando cada vez más obsoletos. La electricidad se ha vuelto el combustible principal de las nuevas formas de transporte sostenible.


Cuando hablamos de tecnología y medios de transporte, todos pensamos automáticamente en los coches modernos. Capaces de aparcarse de forma completamente autónoma, sin que el conductor realice ninguna maniobra, con cada vez más funciones apoyadas en los avances de la tecnología, estos automóviles son los principales beneficiaros en una industria que no hace más que mirar al horizonte en busca de cómo seguir avanzando y trayendo comodidad a sus usuarios.

Sin embargo, hay muchísimos más medios que podemos ver con cualquier pequeño paseo por la urbe que también se nutren de todos estos avances que llegan gracias a la continua investigación. Vehículos eléctricos como el Hoverboard pueblan cada vez más las calles junto a otros aparatos como los Segway, la Bicicleta eléctrica y otras tantas propuestas que buscan reducir la contaminación y, por ende, se convierten en grandes aliados de la sostenibilidad.

La concienciación con el medioambiente, la necesidad de cambio en un mundo cada vez más perjudicado por las emisiones descontroladas y, sobre todo, por el impacto que causamos como especie, están consiguiendo que poco a poco seamos más conscientes de que debemos cambiar nuestros hábitos de vida. El transporte es uno de los principales elementos que necesita revisar todas sus bases, y es que, hasta ahora, la gran mayoría de medios han funcionado con motores de combustión, algo realmente perjudicial para todo lo que nos rodea.

Grandes capitales están teniendo que controlar la circulación de vehículos tradicionales para reducir sus emisiones. Como clarísimo ejemplo tenemos a Madrid, que ha estado poniendo en práctica una serie de estrategias para conseguir su propósito y disminuir los niveles de contaminantes para que su ambiente vuelva la normalidad.

Por eso, la mejor alternativa a todo esto son, además de optar por bicicletas, transporte público o caminar, estas otras alternativas en forma de vehículos eléctricos. Y no nos referimos solo a ciclomotores o automóviles, también a medios para una sola persona, cosas como un monopatín pueden hacer mucho más por el entorno que reducir las veces que viajamos en coche (no eléctrico).

Muchos apuntan a los problemas de recarga de las baterías eléctricas como el gran inconveniente para normalizar el uso de estas alternativas; pero lo cierto es que cada vez hay más estaciones disponibles para ello, como también la posibilidad de recargar algunas menos exigentes en nuestro propio hogar. Esto no solo ayuda a cuidar el ambiente, sino también a reducir los gastos en un combustible que se ha disparado en los últimos años.

Las mejoras en este ámbito también apuntan a facilitar el desplazamiento, como también a agilizar el transporte urbano. Una clara prueba de ello es lo que supone el XTND, un monopatín con inteligencia artificial totalmente ecológico, capaz de estudiar las diferentes rutas de viaje de su dueño para calcular, posteriormente, la más rápida y directa entre dos puntos. Tiene, además, la capacidad de transmitir movimientos a sus ruedas para que su conductor solo tenga que mantenerse en pie y dejarse llevar por su tabla inteligente.

Otro punto a favor para una forma de desplazarse con cada vez más adeptos. Los patinetes eléctricos, con avances como este, no hacen más que demostrar que son una vía muy interesante para facilitar el movimiento en las ciudades y abogar por la sostenibilidad. Cada paso que demos en este sentido no hace más que ayudar a proteger el medioambiente, e introducir siempre el factor ecológico en un sector que ha estado haciendo menos de lo que debería es algo que puede brindar gran optimismo de cara al futuro.

Cada vez son más las alternativas que surgen en materia de transporte con respecto a la tradicional combustión. Las grandes ciudades son las principales testigos de que hace falta un cambio y de que, efectivamente, se está llevando a cabo. Las personas acuden más a las bicicletas, incluso a las innovadoras bicicletas eléctricas, para desplazarse de casa al trabajo; los niños acuden más a los patines y los patinetes para moverse; hasta los adultos apuestan por ellos.

El futuro apunta a dejar completamente atrás los automóviles de gasolina y diesel para sumergirse por completo en los motores eléctricos. Se está volviendo una rutina el ver nuevas instalaciones de carga para las baterías de estos vehículos, como también toparse con más y más personas acudiendo a medidas sostenibles para preservar todo el entorno que nos rodea.

Y tú, ¿te has sumado ya al cambio? Con las navidades a la vuelta de la esquina, es muy buen momento para sumar cualquiera de estas novedosas formas de transporte a las listas de deseos. Un hoverboard, un patinete eléctrico, una bicicleta, hay dónde elegir para aportar tu granito de arena.