POESÍA PARA EL 8 DE MARZO

La Biblioteca rinde tributo a la Gloria Fuertes olvidada, poeta de la igualdad

La Biblioteca rinde tributo a la Gloria Fuertes olvidada, poeta de la igualdad
Homenaje a Gloria Fuertes
Homenaje a Gloria Fuertes  

No disimule, usted tampoco recuerda a Gloria Fuertes poco más que como a una poeta infantil, una señora entrañable vestida de hombre, casi una caricatura. Si le piden que recite unos versos, seguramente le vendrá a la cabeza  alguna parodia de Martes y 13 o,  con suerte algún poema infantil como “la pata desplumada, cua, cua, cua, / como es patosa, cua, cua, cua, /ha metido la pata, cua, cua, cua”.

Lo que es seguro, insisto no disimule, es que no asocia a Gloria Fuertes con versos como puños al viento como aquellos de su poema ‘Los hombres no supieron’ que decían  “ningún compañero, / ningún campesino,  / ningún obrero, /ha leído a Blas de Otero. / ¡Neruda! Los esclavos de Chile / no se saben tus versos./ Y los inditos peruanos hambrientos, / no saben quién fue César Vallejo.

A esa Gloria Fuertes, a la poeta social, a la luchadora por la igualdad cuando no era sencillo siquiera ser mujer, ni ser poeta, ni mucho menos ser lesbiana; a esa Gloria Fuertes ha querido la Biblioteca ‘Adolfo Suárez’ rendir tributo en el Día de la Mujer. Una poeta social, comprometida, que, como ella misma contaba,  "a los nueve años me pilló un autobús, a los 14 me pilló la guerra", contemporánea de Celaya, Blas de Otero, Pepe Hierro o Gil de Biedma, una más de entre aquellos poetas de los 50 que brillaron como pudieron en la España de posguerra. Una poeta a la qu España entera olvidó,hasta que la televisión infantil le dio un brilo mediático inusual para un poeta. Paradojas de la Historia, hoy, Gloria Fuertes es una de las escasas poetas que puede recitar un español de a pie, porque ya lo decía ella, " ningún obrero, /ha leído a Blas de Otero".

Y qué mejor que mujeres para  poner voz a los poemas de Gloria Fuertes. Políticas, periodistas, estudiantes, cooperantes… Mujeres del siglo XXI para dar su voz a una mujer que luchó por todas a golpe de versos, versos, eso sí, con falda, como se llamaba su grupo de poetisas (entonces eran poetisas) en los años 40. Aunque ella llevara pantalones.