INJUSTICIA HISTÓRICA

Caballas acusa al Gobierno de sesgar la historia en la Gran Vía enterrando la Madrasa y ensalzando a los Trinitarios

Caballas acusa al Gobierno de sesgar la historia en la Gran Vía enterrando la Madrasa y ensalzando a los Trinitarios
Una de las vigas talladas con caligrafía árabe pertenecientes a la Madrasa Al Yadida
Una de las vigas talladas con caligrafía árabe pertenecientes a la Madrasa Al Yadida  

El recargado monumento a la Orden de los Trinitarios previsto en el proyecto de reforma de la Gran Vía es objeto de polémica antes incluso de materializarse. Por su precio, más de medio millón de euros;  por su más que discutible belleza, una falsa fachada que guarda los restos de la cripta del convento; pero también por lo que entierra en el olvido sin mención siquiera: la Madrassa Al-Yadida.

Para Mohamed Alí, líder de Caballas, supone “supone un vil e infame sesgo de nuestra historia”. “El multimillonario proyecto nada dice de la Madrasa Al Yadida del año 1347”, lamenta Alí señalando que, en cambio, el monumento se erige no solo para ensalzar a la Orden de los Trinitarios que se instaló en la universidad islámica de Ceuta tras la ocupación portuguesa en 1415, con alusiones al pendón real, el Cristo de Medinaceli y la Virgen de los Remedios.

Un “sesgo de la Historia” que contrasta con la hipocresía del Gobierno, acusan desde Caballas recordando al Gobierno que, en cambio,  presume de los restos arqueológicos hallados en la Madrassa Al Yadida, como es el caso de las vigas con caligrafía árabe y los capiteles tallados que solicitó prestados el Museo del Louvre pero que la Ciudad mantiene guardados en un cajón, sin exponer al público como merecen.

Capitel de mármolñ de 1347, hallado en 1892 en la  Madrasa Al-Yadida