MASONERÍA

Ceuta, casi dos siglos de tradición masónica con pasado, "vigoroso presente" y futuro

Ceuta, casi dos siglos de tradición masónica con pasado, "vigoroso presente" y futuro
Imagen de recurso.
Imagen de recurso.  


 


Históricamente, Ceuta ha sido desde hace casi al menos dos siglos tierra masónica. Este jueves, en la Biblioteca Pública a partir de las 20.00 horas, Francisco Sánchez Montoya presentará su último libro, ‘Masonería en Ceuta: origen, Guerra Civil y represión’. En él detalla que la historia de la masonería en Ceuta comienza en 1821 y llega a un “trágico fin” con la sublevación militar de julio de 1936.

La represión franquista dejó 268 víctimas mortales ceutíes, “masones 27 de ellas además de los numerosos encarcelados y exiliados”. Entre uno y otro momento, existieron ocho talleres masónicos en la ciudad: Antorcha de Ismael, Africana, Hijos de la Africana, África, Hércules, Constancia, Hijos de Hércules y Themis.

Aquel ‘fin’ no fue tal. En mayo, la Gran Logia de España celebró aquí “la primera ceremonia de iniciación masónica de un residente en la ciudad autónoma” tras “82 años de ausencia obligada”, lo que se interpretó como un paso para “recuperar un territorio en el que hubo muchísimos masones y hasta cinco Logias presentes pero del que tuvieron que desaparecer como consecuencia de la Guerra Civil”.

Nada más se ha sabido de esa expansión de la Logia Trafalgar del Campo de Gibraltar, alineada con la doctrina masónica británica “muy bien” financiada desde las islas que, entre otras cosas, rechaza el ingreso de mujeres en sus filas y exige creer en un dios revelado a sus integrantes.

masonería verticalNo obstante, no solo masones “ortodoxos” hay en Ceuta. Este mismo otoño se ha llevado a cabo en la ciudad autónoma una tenida, una reunión masónica, de la logia malagueña Pitágoras, del Gran Oriente de Francia, según han explicado algunos de sus miembros a Ceutaldia.com.

Son, por así decirlo, los “heterodoxos” de una obediencia que se creó en 1728, los que han celebrado el inicio de trabajos del Triángulo Hércules de Ceuta, con la presencia de hermanos y hermanas tanto de su logia madre, como de la Logia Tartessos de Sevilla y también de la malacitana Logia Heracles, “tras muchos decenios de ausencia forzada”. Además, se da la circunstancia que en el seno del Triángulo Hércules de Ceuta hay miembros fundadores, tanto de las dos logias de Málaga como la de Sevilla.

“Los primeros pasos del Triángulo Hércules se desarrollan en el seno de una ciudad en la que la tradición masónica ha sido siempre muy importante y para el Venerable Maestro de la Logia Pitágoras de Málaga, Luis Gámez, Ceuta siempre ha una sido "muy importante" en la historia de la francmasonería española, con nombres "de hermanos ilustres reconocidos tanto por los masones como por la ciudadanía en general”.

La masonería caballa también representa “un vigoroso presente” que se refleja en la puesta en marcha del mencionado Triángulo, “una estructura masónica que permite la reunión de hermanos y hermanas que todavía no pueden formar una logia y que residen lejos de su logia madre, en este caso, Málaga”.

“Ese es el principio de la francmasonería: construir, entre todos y todas y desde los ángulos más diversos, una sociedad en la que la tolerancia y el apoyo mutuo sean una constante y ese es también el empeño del Triángulo Hércules de Ceuta"

En cualquier caso, esta formación posibilitará según Gámez un “asiduo contacto personal y orgánico de los hermanos y hermanas de Ceuta” y “promoverá la extensión de la masonería en esta ciudad con el fin de formar una logia”. Que miembros del Triángulo ceutí fuesen elevados a la maestría masónica en la tenida “demuestra que la masonería de Ceuta no solo tiene pasado y presente, sino que tiene un sólido futuro por delante. Con el Triángulo Hércules –afirma Gamez Lomeña- Ceuta cuenta con una seria referencia en cuanto a Librepensamiento se refiere, un principio crucial del Gran Oriente de Francia”.

El Triángulo Hércules se enmarca dentro de “la tradición de la Francmasonería liberal, adogmática y mixta en una ciudad como Ceuta donde, hasta ahora y desde su creación en 1728, el Gran Oriente de Francia (GODF) no había tenido presencia alguna”.

A principios del siglo XVIII, cuando cesó la construcción de templos y catedrales, comenzó “la reconstrucción del ser humano y la reedificación de su conciencia” y nació la “Masonería especulativa”, cuyos fundamentos se basan “en la práctica de una ética universal como lazo de unión entre todas las personas”.

Traducido, los masones preconizan “la fraternidad universal, inspirada en un espíritu pacifista, y el esfuerzo por borrar los prejuicios de todo tipo”. Según sus miembros “se trabaja en desterrar conceptos como el de raza, o las distinciones convencionales de origen, nacionalidad o creencias, el fanatismo, la superstición o los dogmas”. Se lucha “por el progreso pacífico y libre” de los pueblos y “por el derecho eterno y universal de toda persona a desenvolverse libre e integralmente con todas sus facultades y concurrir al esfuerzo de todos para hacer del género humano una sola familia hermanada, unida por el amor, la ciencia y el progreso”.

Los masones dicen que conjugan en primera persona “el concepto de tolerancia mutua”. “Cualquier visitante que llegue a los locales del Gran Oriente de Francia en París se encontrará con una frase del autor de ‘El Principito’, Antoine de Saint-Exupéry, que dice ‘si no piensas como yo, Hermano mío, lejos de ofenderme, me enriqueces”.

Estudio e intervención

“Ese es el principio de la francmasonería: construir, entre todos y todas y desde los ángulos más diversos, una sociedad en la que la tolerancia y el apoyo mutuo sean una constante y ese es también el empeño del Triángulo Hércules de Ceuta, una formación masónica dentro de esa tradición liberal y adogmática”, aseguró.

La persona interesada deberá ser entrevistada por tres maestros masones que valoran si el “profano” reúne las condiciones para su ingreso. Finalmente, y tras una serie de trámites administrtivos internos, “la logia en pleno da su dictamen favorable, o no"

La forma de trabajar de los masones se rige por rituales y símbolos que se enmarca dentro de una tradición que se remonta a siglos atrás. “Estos códigos iniciáticos –afirman desde el Triángulo Hércules de Ceuta- nos permiten desarrollar en nuestras tenidas una labor concienzuda y reglada sobre muchos temas. En las logias –aseguran- siempre se han debatido, y se siguen debatiendo, temas de actualidad e incluso que se adelantan a los tiempos profanos. Si en la creación del GODF [1728] se iniciaron los trabajos que darían vida a la revolución francesa, actualmente se habla y se debaten temas vanguardistas de enorme importancia para la sociedad. Un ejemplo, entre muchos –afirman- es nuestra participación en el proyecto de ley para la muerte digna en Andalucía. No obstante –declaran- los muchos temas de estudio y debate nunca olvidan la formación del francmasón como ser humano y como ciudadano desde todos los ámbitos”.

Pero no todo es reflexionar y debatir. El GODF tiene una fundación que interviene en casos directos de necesidad, como los terremotos de Haití o de Lorca…entre otros muchos ejemplos.

Proceso de entrada

“Los detractores del Librepensamiento han asociado históricamente e interesadamente la masonería al secretismo, al sectarismo y a teorías conspirativas varias –afirman miembros del Triángulo Hércules- de hecho, la muletilla del complot judeo-masónico franquista es uno de los ejemplos. Sin embargo –aseguran las mismas fuentes- la realidad es diametralmente opuesta. Masonería es la que impulsó la revolución francesa, la Escuela Moderna, la ONU o la Declaración Universal de los Derechos Humanos –apuntan- y es también la que participa, con sus trabajos, en proyectos como el estudio del transhumanismo o facilitan su punto de vista sobre la muerte digna”.

Quienes integran la Masonería ceutí aseguran que “entrar no es fácil pero salir sí porque con decir ‘hasta luego’ es suficiente”. Para ingresar en una estructura masónica es necesario acreditar altos valores sociales y humanísticos, sin que obviamente importe sexo, condición social, creencias religiosas (las consideraciones metafísicas quedan exclusivamente a la consideración de cada cual) o políticas.

La persona interesada deberá ser entrevistada por tres maestros masones que, en un principio, valorarán, si ese “profano” reúne las condiciones para su ingreso. Finalmente, y tras una serie de trámites administrtivos internos, “la logia en pleno da su dictamen favorable, o no, al ingreso de esa persona”, han detallad a Ceutaldía francmasones ceutíes. Las personas interesadas en contactar o que deseen más información pueden hacerlo a través del correo electrónico: info@masoneriaceuta.com o en la web Masoneriaceuta.com.

masoneria